Lejos quedan las manifestaciones contra la invasión de Irak que movilizaron a centenares de miles de personas por la paz. A penas 3.500 según la Guardia Urbana y 9.000 según los organizadores han participado este miércoles en la manifestación ‘unitaria’ en Barcelona para decir no a la guerra y en favor de la paz, tras la operación militar de Rusia en Ucrania. La protesta se ha celebrado en la plaza de Catalunya.

Al inicio de la concentración se ha hecho la lectura del manifiesto en el que la Plataforma Aturem la Guerra reclama la implicación del Estado, la Unión Europea y el conjunto de la comunidad internacional para «poner fin a las hostilidades» y «abrir vías de diálogo» para poner punto y final a la escalada de la guerra.

Las 300 entidades convocantes también han pedido una «acogida digna» para todas las personas refugiadas que huyeron del país y que saldrán en los próximos días.

También ha habido parlamentos de representantes de las distintas entidades que han firmado el manifiesto. El lema ha vuelto a ser «No a la guerra», que ya se utilizó en 2003 contra la guerra en Irak. La protesta también ha contado con las actuaciones musicales de las artistas Maria Arnal y Judit Neddermann.

Sin embargo, la concentración no ha contado con la asistencia de los manifestantes ucranianos que se han congregado día tras día en Barcelona desde el inicio de la intervención militar. Éstos se han desmarcado de la convocatoria en desacuerdo con las demandas del manifiesto de los convocantes de la concentración.

El motivo de discrepancia ha sido que la plataforma haya criticado por igual a la OTAN y a los soldados rusos que han incurrido en el país del este de Europa bajo las órdenes del presidente Vladimir Putin. Los organizadores han desplegado una pancarta en la plaza Catalunya contra «la guerra imperialista», la OTAN y las tropas de Putin. Los ucranianos han cuestionado que el manifiesto no hiciera mención al derecho de la población del país invadido a defenderse.

Redacción en | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: