Ante la tala masiva llevada a cabo la semana pasada en el norte de la parcela del Seminario Diocesano, el colectivo ecologista se ha dirigido al ayuntamiento de la ciudad para manifestar su oposición tanto a esta tala como a otras que pudieran producirse, con incidencia especial en las previsiones que pudieran existir al respecto en el entorno del Zoco Real, próximo a demoler.

Basa dicha postura en el actual contexto de cambio climático, en el que cada árbol debe ser considerado un tesoro excepcional que actúa como sumidero de carbono, regula de forma muy efectiva la temperatura con su sombra y su evotranspiración y, de paso, mejora la calidad del aire, dotándolo de oxígeno y absorbiendo su contaminación a la vez que da alimento, sombra y cobijo a otros seres vivos, incrementando así la biodiversidad de nuestro entorno. En este sentido, la OMS, por ejemplo, asegura que se necesita, al menos, 1 árbol por cada 3 habitantes para respirar un mejor aire en las ciudades, proponiendo, también, en cada ciudad, un mínimo de entre 10 y 15 m² de zonas verdes por habitante.

Pone el foco en que son los árboles grandes, a partir de 8-12 m. de altura o anchura de masa foliar, los que verdaderamente aportan los beneficios ambientales y que las actuales plantaciones de “arbolitos”, por muchas que sean, llegan tarde ante un cambio que ya es ahora mismo patente.

Se argumenta también que cualquier proyecto urbanístico de este siglo XXI, con sus excepcionales circunstancias, debe tener la creatividad y el sentido común de respetar y adaptarse al arbolado preexistente de un lugar. No es difícil ni imposible, y cualquier arquitecto/a con una mínima profesionalidad puede lograrlo. En este sentido, y dada la gran amplitud de la parcela del Seminario Diocesano, no es fácil entender cómo se ha pretendido levantar una nueva edificación destinada a residencia sacerdotal justo en ese lugar, a costa de arrasar más de dos mil metros cuadrados de chopos, pumilas y arizónicas, en un estado de madurez avanzado.

 

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: