30 noviembre, 2021

SOS Racismo pide que los mossos acusados de la agresión racista del Bages sean juzgados por un delito de torturas

La entidad que representa al agredido pide seis años de prisión y doce de inhabilitación a los seis agentes implicados

SOS Racismo solicita una pena de seis años de prisión y doce más de inhabilitación para cada uno de los seis agentes acusados de una agresión racista contra un joven en Sant Feliu Sasserra (Bages) en 2019. La entidad que representa al joven agredido pide que los agentes sean juzgados por un delito de torturas, afectación a la integridad moral, vejaciones, humillaciones y lesiones físicas.

«Todo esto cometido con la agravante de racismo», aseguran. El juzgado de primera instancia e instrucción 5 de Manresa cerró la instrucción a principios de marzo al ver indicios razonables y suficientes para considerar que los hechos podrían constituir un delito contra la integridad moral y un delito de lesiones.

Desde SOS Racismo denuncian que es un caso que se dilata desde hace más de dos años en los juzgados, en un proceso marcado por varios recursos por parte de la defensa de los agentes. Lamentan que la defensa de los mossos alega que los agentes “estaban por la zona y que no participaron en la agresión”.

Aun así, SOS Racismo cree que hay pruebas suficientes que lo desmienten como por ejemplo la grabación del audio de los hechos, la identificación de los agentes y de sus voces y las periciales pertinentes.

Acerca del autor

Este artículo ha sido redactado y/o verificado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Puede que te hayas perdido