19 septiembre, 2020

Situación crítica en el Raval por dos narcopisos que operan con total impunidad en la Calle Hospital de Barcelona

Aumenta la violencia en dos narcopisos muy conflictivos de la Calle Hospital, con agresiones y amenazas a los vecinos. En los narcopisos se vende droga a cualquier hora y además hay agresiones machistas contra mujeres consumidoras, que acuden a por su dosis. Los afectados piden la actuación inmediata de las distintas administraciones y la policía.

Los narcopisos están situados a la altura del número 99 de la Calle Hospital de Barcelona.

La plataforma vecinal Acció Raval ha denunciado de nuevo el preocupante aumento de todo tipo de violencia que se está produciendo desde el inicio del confinamiento, y especialmente durante la última semana, en dos narcopisos situados en la Calle Hospital número 99 de Barcelona. En esta finca, según la plataforma vecinal, “no solo se vende droga, sino que además de las peleas entre traficantes ha habido agresiones hacia los usuarios y usuarias, especialmente contra las mujeres consumidoras, e intimidaciones muy graves a los vecinos, a los que los traficantes han amenazado con quemarles su casa”.

Los vecinos de esta finca -y las adyacentes- piden la actuación inmediata de las administraciones y la policía “por el altísimo nivel de conflictividad, y porque tanto los narcotraficantes como los usuarios incumplen sistemáticamente el confinamiento y las medidas más básicas de higiene, aumentando el peligro de contagio de la Covid-19“, explican.

La situación de esta finca se ha agravado tras la intervención en el narcoedificio de la calle Príncipe de Viana 14, porque algunas de las personas que traficaban y robaban allí se han trasladado a este edificio de la Calle Hospital 99, llevando consigo sus practicas delictivas. “Una vez más queda patente que la actuación policial por si sola traslada el problema y son necesarias medidas de carácter preventivo”, indican desde Acció Raval.

Las viviendas conflictivas son el 1º A y el 1º B, donde cada día se suceden episodios violentos, entre ellos el lanzamientos de objetos por las ventas, aumentando el estrés y nerviosismo de las personas que ahí viven. “Los vecinos, que reciben constantes amenazas, tienen que esquivar jeringuillas y pipas de fumar cuando salen de su casa, porque el trasiego de usuarios deja tras de si una escalera llena de desechos y excrementos. El tráfico de drogas tiene lugar tanto de día como de noche”, afirman los afectados.

Por ello, desde Acció Raval “pedimos la intervención de las distintas administraciones, que sea rápida y efectiva que erradique la violencia en este edificio y ponga los medios necesarios para que el problema no se traslade a otro punto de la ciudad”.

El pasado 30 de marzo, Acció Raval ya denunció la situación que sufrían los vecinos de la Calle Salvador, donde tres narcopisos activos ponían en riesgo la seguridad y salubridad de los vecinos de la calle, ya que, no se cumplían las medidas de cuarentena y la venta de droga no cesaba.

Puede que te hayas perdido

Real Time Web Analytics