La Sindicatura de Greuges de Barcelona ha informado este jueves de que ha abierto una actuación de oficio para pedir información al Ayuntamiento sobre las medidas a impulsar ante la falta de espacio y los problemas de filtraciones de aguas residuales en el Centro de Atención Primaria (CAP) Gòtic.

Es después de que el este tuviera que cerrar temporalmente el pasado 4 de abril debido a una fuga de aguas fecales, y tras el anuncio municipal del pasado febrero de que el nuevo ambulatorio para sustituirlo no abrirá hasta mediados de 2028, en la plaza de Pi i Sunyer del Portal de l’Àngel. Habrá que esperar hasta entonces, a pesar de que un convenio de octubre de 2008 entre la Generalitat, el Consorcio Sanitario de Barcelona y el Ayuntamiento para la mejora de la calidad de la red sanitaria ya aprobó la reserva de espacio para un nuevo CAP. La plataforma vecinal y de trabajadores del ambulatorio CAP Gòtic Nou Ja! urge al traslado.

La Sindicatura, ha contado en un comunicado, ha visitado en dos ocasiones este abril el CAP y el equipo directivo le ha expuesto que la falta de espacio genera «afectaciones importantes en la atención a las personas usuarias y en las condiciones de trabajo». Entre los problemas están las dificultades para almacenar todos los elementos de atención médica o el hecho de que diferentes profesionales tengan que compartir las consultas en diferentes franjas horarias o días.

Manchas en el techo por las filtraciones.

En los módulos habilitados delante del CAP Gòtic, donde se hizo la atención Covid-19, ha denunciado la Sindicatura, «las consultas no tienen las medidas ni las condiciones necesarias para hacer una atención médica adecuada».

Acerca de las filtraciones de aguas residuales, la Sindicatura ha señalado que han «provocado incluso el cierre temporal del centro por no poder llevarse a cabo la actividad con normalidad». «El ICS (Institut Català de la Salut) ubica el origen de estas filtraciones en los pisos situados encima del CAP, unas viviendas que gestiona la Agència de l’Habitatge de Catalunya.

La Sindicatura de Greuges ha destacado «la tarea de todas las personas trabajadoras del CAP Gòtic, que llevan a cabo un gran esfuerzo para que todas las problemáticas que sufren en su día a día laboral no lleguen a la ciudadanía». También ha recordado que el centro «recibió la Medalla de Honor de Barcelona 2021, una distinción del Ayuntamiento por su implicación en los problemas sanitarios, pero también en el abordaje de problemas sociales, económicos y comunitarios.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: