Bajo el gobierno “más progresista de la historia” se han disparado los lanzamientos judiciales de vivienda habitual y los desahucios hipotecarios. Las ejecuciones hipotecarias en viviendas habituales -o embargos de una propiedad para su venta tras el impago de un crédito- crecieron un 3,4 % de enero a marzo hasta alcanzar 3.320, la cifra más alta en cinco años desde el primer trimestre de 2017.

Los datos facilitados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que las ejecuciones hipotecarias de vivienda habitual suman ya siete trimestres al alza. El número total de embargos iniciados e inscritos en los registros de la propiedad entre enero y marzo fue de 7.965, lo que supone un 1,3 % más que el trimestre anterior y un 3,3 % menos que en el mismo trimestre de 2020.

El pasado 2021 se realizaron un total de 41.359 desahucios en España, un 30% más que en 2020.

De los más de 41.000 desahucios que ocurrieron en 2021, el 70% fue debido a incumplimiento con los pagos del alquiler. Esto se traduce en más de 28.000 casos en los que, al no poder cumplir con las obligaciones de pago de la renta, las personas o familias tuvieron que salir de los inmuebles que ocupaban.

La Ley antidesahucios no ha sido, pese a todo su aparato de propaganda, lo efectiva que el gobierno anunció que sería.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: