Se cumplen dos semanas en Salt (Gironès) de la huelga de los trabajadores del servicio de limpieza y la situación parece que empeora. Los trabajadores en huelga aseguran que a partir de hoy viernes se limitarán a cumplir estrictamente con los servicios mínimos. Continúan reclamando mejoras laborales y se quejan de déficits estructurales. Hasta hoy no se ha reabierto la mediación entre la empresa y los trabajadores.

El Ayuntamiento considera que estos servicios esenciales no se están cumpliendo y tiene la intención de contratar a una nueva empresa. El pasado miércoles, el alcalde compareció con un informe de Treball que dice que, para garantizar la salubridad, pueden contratar un servicio externo para realizar la recogida de desechos.

Los trabajadores, en cambio, defienden que hasta ahora, además de los servicios mínimos, también han hecho “acciones especiales”, como la que hicieron el martes para que al día siguiente pasara la cabalgata de Reyes. Los mismos trabajadores dicen que llegaron a sacar de las calles hasta 30 toneladas de residuos.

Los trabajadores acusan el Ayuntamiento y a la empresa de no hacer nada para resolver el conflicto: reclaman mejoras en los contratos y denuncian condiciones de trabajo precarias. Mientras tanto, los vecinos y los comerciantes tienen que convivir con montones de basura que se acumulan por todas partes. Esto habría propiciado situaciones de quema intencionada de contenedores y de los montones de desechos que hay esparcidos por la vía pública.

Reivindicaciones

La parada, que es indefinida, empezó el día de Navidad y afecta a unos cuarenta trabajadores de la empresa FCC Medio Ambiente, que es la concesionaria del servicio. Los motivos que les han llevado a plantarse son dobles. Por un lado, la plantilla reclama mejoras laborales; y por la otra, se queja de que el servicio es deficitario.

Dentro del primer bloque, los trabajadores instan la concesionaria a cerrar un nuevo convenio, puesto que hace más de un año que están sin. También critican la manera de contratar a trabajadores eventuales. Además, subrayan que llevan demasiado tiempo con los sueldos congelados.

En cuanto al servicio, los trabajadores critican que no hay bastantes camiones, que se estropean y que hace demasiado tiempo que tienen que aguantar “una plaga de ratas”. De momento, se han hecho dos mediaciones sin éxito.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: