«Sabemos lo que hacen los nazis ucranianos con los pocos militares rusos que logran capturar y vemos que repiten los mismos métodos que los nazis alemanes y sus secuaces durante la Gran Guerra Patria. Quiero subrayar, captamos e identificamos todos los rostros, voces, teléfonos, coordenadas, direcciones IP y la correspondencia de todos los nazis ucranianos involucrados en la tortura de nuestros compañeros», afirmó el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el mayor general, Ígor Konashénkov.

Dicho portavoz agregó que «esto también incumbe a los líderes del régimen de Kiev» que alienten a torturar a los soldados rusos, «en violación del Convenio relativo al trato debido a los prisioneros de guerra». En el frente de batalla, los combatientes neonazis se desempañan como fuerzas antirretroceso que ejecutan a los soldados regulares que buscan rendirse y ya han ejecutado a cuatro oficiales de la FFAA ucranianas, compartió Konashénkov.
En lo que respecta a los prisioneros de guerra ucranianos, el mayor general afirmó que «seguiremos tratando con respeto a todos los militares de las FFAA ucranianas». «Entendemos que prestaron juramento al pueblo de Ucrania. Todos los que depongan sus armas y dejen de resistir regresarán con sus familiares».

Konashénkov aseguró que la cifra de víctimas mortales entre los militares rusos es «varias veces inferior» a la de los militares y ultranacionalistas ucranianos. Además, los soldados ucranianos, desesperados por detener la ofensiva rusa, comenzaron el uso masivo de las municiones de fósforo prohibidas por el tercer protocolo de la Convención de la ONU sobre armas convencionales.

El pasado 24 de febrero, tras el reconocimiento de la independencia de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, el presidente ruso, Vladímir Putin, anunció el lanzamiento de una «operación militar especial» en el territorio de Ucrania. Su objetivo, además de garantizar la seguridad de las nuevas repúblicas, es la «desmilitarización y desnazificación» Ucrania.

Numerosos países condenaron la operación rusa. En un intento de frenarla, Occidente impone nuevas sanciones a Rusia y aumenta la asistencia militar a Ucrania.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: