alt

Cuatro hombres con la cara tapada asaltaron a punta de pistola el pasado año la furgoneta de la empresa MRW que habían contratado a los abogados de los Pujol Ferrusola para transportar de Madrid a Barcelona todos los ordenadores, tabletas, teléfonos móviles y memorias de la familia del expresidente Jordi Pujol que, en el marco de la instrucción del caso Pujol, estaban en poder de la Audiencia Nacional.

El asalto, según ha desvelado La Sexta, tuvo lugar el 23 de noviembre de 2020 a las 19:45 horas, en la avenida Entrevías de Madrid, y se perpetró cuando la furgoneta de MRW se había detenido en un semáforo. Entonces, cuatro encapuchados salieron de un vehículo todoterreno que llevaba las lunas tintadas, rompieron uno de los cristales de la furgoneta y echaron al conductor, al que obligaron a tumbarse boca abajo. Los asaltantes huyeron conducido a los dos vehículos y la furgoneta apareció calcinada horas más tarde.

Entre el material informático robado, que los investigadores policiales obtuvieron en varios registros efectuados en domicilios y despachos de los miembros de la familia Pujol Ferrusola desde 2014, hay 15 memorias USB, 8 ordenadores, varios monitores, teléfonos móviles, tarjetas de memoria, tabletas y DVD, según la misma información.

Los abogados de la familia Pujol Ferrusola habían solicitado la devolución de los aparatos alegando que contenían información privada y profesional no relacionada con los hechos investigados por la Audiencia Nacional.

Blanqueamiento

Por otra parte, el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha reaparecido en un acto público después de meses de silencio, según informa TV3. Ha sido este miércoles en una mesa redonda en el Palau Robert en la que participaban el conseller de Economia, Jaume Giró, y los exconsejeros Oriol Junqueras, Andreu Mas-Colell y Antoni Castells.

Pujol estaba entre el público asistente y, por sorpresa, ha pedido la palabra para aclarar que CDC, durante la transición, el debate constitucional y el restablecimiento de la autonomía, sí puso sobre la mesa un concierto económico como el del País Vasco.

Ha explicado que durante la transición desde Madrid les dijeron “para nosotros la lengua sí, el dinero no”, en contraste con el concierto económico otorgado en Euskadi. También ha manifestado que la lengua catalana “vuelve a estar amenazada”.

Pujol ha explicado que “no asisto a actos públicos y que, cuando voy, me callo, pero hoy es un tema en el que soy lo que sé más”. Y ha concluido, entre aplausos: “España siempre ha estado mucho más abierta a una reivindicación vasca que a una catalana”.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: