21 abril, 2021

Ricard Balada y la peripecia de su rodaje internacional en tiempos de covid

Las medidas por la pandemia le han proporcionado al joven actor de Barcelona pasar más días en el rodaje en Budapest junto a Pedro Pascal, Neil Patrick Harris y Paco León
El actor catalán Ricard Balada. (ricardbalada.com)
R@MBLA

El actor catalán Ricard Balada (IMDb) acaba de rodar The Unbearable Weight of Massive Talent, protagonizada por Nicolas Cage, Pedro Pascal y Tiffany Haddish, con Paco León también en el reparto de esta película dirigida por Tom Gormican, co-guionista con Kevin Etten. Su personaje se llama Fernando y es español; es un pequeño papel y lo que hubiese sido un viaje y rodaje de una semana se ha duplicado a causa de las precauciones que la producción norteamericana de Lionsgate ha tomado por la covid-19. Balada ha vivido, por ello, una experiencia única.

Porque durante las dos semanas que ha estado en Budapest, donde se ha filmado esta producción de Lionsgate, ha podido convivir cada día con los actores Pedro Pascal, Neil Patrick Harris y Paco León, quien hace “de malo” en la cinta, como ha declarado él mismo. Para Ricard Balada, el mundo de precauciones impuesto por la covid-19 le ha dado una inolvidable oportunidad de relacionarse de forma más cercana con los actores de Hollywood que encabezan el reparto. No hay mal que por bien no venga en esta aventura que comenzó cuando nos obligaron a confinarnos, en primavera.

“Después de varios años intentando abrir mi carrera internacionalmente, cuando menos me lo esperaba y en pleno confinamiento, conseguí que me fichara la agencia McLean Williams Limited de Londres. Gracias a su trabajo, empezaron a llegarme pruebas para proyectos angloparlantes y fue a finales de agosto cuando surgió la primera oportunidad en una producción de Hollywood”, asegura el actor nacido en Barcelona y al que se ha podido ver en largometrajes como Legado en los huesos (2019, Fernando González Molina) o Salvación (2016, Denise Castro) y cuyo representante en España es Gosua Management.

“Con un casting de un minuto grabado con mi móvil”, continúa, “me confirmaron para interpretar a Fernando en The Unbearable Weight of Massive Talent, película dirigida por Tom Gormican, protagonizada por Nicolas Cage y Pedro Pascal, y producida por Lionsgate”.

Desde que en verano supo que estaba elegido para el proyecto, Ricard Balada ha extremado las medidas de precaución frente a la covid-19 con el fin de poder llegar “sano y salvo” al set de filmación, en Hungría. Su peripecia como actor con su primer rodaje internacional había comenzado.

“Hasta noviembre no tenía que ir a rodar a Budapest y tres días antes de coger el avión me enviaron el resultado del último test PCR encargado por la producción y era positivo. Todo estuvo a punto de desaparecer”, cuenta recordando la angustia vivida aquel fin de semana. “Mi corazón me decía que era un falso positivo porque llevaba dos semanas confinado en casa de forma estricta. Por eso, al día siguiente, a primera hora de la mañana, me hice dos PCR en clínicas diferentes que confirmaron mi estatus negativo. Qué alivio. Pero el “thriller” en el que me vi metido con el falso positivo multiplicó todavía más mis ganas de empezar la aventura de este rodaje internacional”.

Así, a mediados de noviembre, pudo por fin volar a la capital húngara, donde se ha desarrollado el rodaje. En The Unbearable Weight of Massive Talent Nicolas Cage interpreta una versión de ficción de sí mismo cuando acepta la oferta de un millón de dólares para asistir al cumpleaños de un super fan (al que encarna Pedro Pascal). Cuando las cosas toman un peligroso rumbo, Cage es forzado a estar a la altura de su propia leyenda,  recurriendo a sus más icónicos personajes cinematográficos para salvarse a sí mismo y a los suyos.

“Al llegar a Budapest, empezó la magia”, confiesa un sonriente Ricard Balada. “Ha sido una experiencia maravillosa porque todo el equipo artístico nos hemos hospedado en el mismo hotel. En cuanto aterricé, tuve que permanecer en cuarentena durante cinco días en la habitación y, después, cada día nos hacían pruebas para comprobar que estábamos bien. Gracias a esta situación y porque todos los restaurantes del exterior eran take away, el punto de encuentro del equipo era el restaurante del hotel. Así, he tenido la gran suerte de conocer mucho más y aprender de leyendas como Neil Patrick Harris, Pedro Pascal o Paco León. Ha sido un sueño hecho realidad el poder estar allí, conocerlos, descubrir su humanidad y aprender de las anécdotas y experiencias que compartían en cada cena”.

Ricard Balada asegura que “del rodaje poco puedo contar”, por la confidencialidad que ha firmado.  “Sí puedo decir que es una superproducción con todas las letras. He alucinado con la organización y con la cantidad de medios con que se disponía. Las medidas de seguridad eran muy estrictas pero, aun así, nunca antes había visto tanta gente en rodaje. A nivel personal, ha sido muy divertido, por ejemplo, que me pusieran un doble especialista y he tenido una grandísima suerte al vivir la experiencia de estar en una producción de tal envergadura”.