Firmes, decididos y sin usar la violencia. Así han resistido los estudiantes antifascistas de la caseta del Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria en la Feria de Málaga ante la provocación fascista de tres neonazis que han irrumpido en el lugar este sábado por la noche.

Según ha denunciado el Sindicato de Estudiantes, los hechos ocurrieron el sábado a la madrugada, cuando un grupo de ultraderechistas se acercó a las casetas con el objetivo de organizar “una provocación grave”. “Los compañeros y compañeras respondieron con contundencia, rodeándoles para impedir la agresión y frustrar sus planes”, destacó.

“No es la primera vez que esto ocurre, pero siempre se estrellan contra nuestra determinación para hacerlos frente”, afirma el Sindicato de Estudiantes, que ha difundido dos videos en los que se aprecia la actuación de los provocadores de ultraderecha.

La organización de izquierdas señala que “desde hace décadas” sus casetas en la Feria de Málaga “están en el punto de mira de las bandas fascistas”, que “aprovechan celebraciones así para atacar a los militantes de la izquierda combativa y sus organizaciones más representativas”.

En este caso, “la actuación decidida de nuestro servicio de orden, así como del conjunto de los jóvenes que estaban en nuestra caseta, logró que no pudieran provocar la tangana que tenían en mente, y que la Policía finalmente, tarde y muy suave por supuesto, les sacase de nuestra caseta mientras cientos de personas gritábamos ¡No pasarán!”, relatan.

“Total impunidad”

“En todas las agresiones que hemos sufrido siempre hemos respondido con la máxima dureza a esta morralla, y no pocas veces hemos comprobado como el aparato del Estado, la Policía y sus jueces les protegen y brindan una total impunidad”, lamentan.

El Sindicato de Estudiantes ha denunciado que “estos energúmenos tienen protectores y patrocinadores: el Ayuntamiento del PP, la subdelegación del gobierno, la Policía Nacional y el conjunto del aparato del Estado, que les otorga protección total para sus actuaciones”.

En ese contexto, advierten que “este año, nuevamente, los fascistas se han vuelto a pasear por el Real de la Feria, amenazando o agrediendo directamente a quienes consideran un objetivo, ante la indiferencia del ayuntamiento y la complicidad de los mandos policiales”.

El Sindicato de Estudiantes alerta que “muchos de estos fascistas también son contratados como porteros en las casetas de conocidas discotecas”. “De hecho, el asesino del joven Pablo Podadera”, quien murió tras ser agredido fuera de una discoteca en 2017, “ha estado trabajando como portero de uno de estos garitos, tal y como se ha denunciado en redes sociales”. “Esta impunidad de la que gozan les envalentona”, remarcan.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: