8 marzo, 2021

Rescatados 41 inmigrantes en Melilla que estaban bajo cenizas tóxicas y botellas de vidrio

Efectivos de la Guardia Civil han rescatado en Melilla a 41 inmigrantes que iban camuflados en la caja de un camión bajo cenizas tóxicas y botellas de vidrio. Algunos de ellos estaban metidos en sacos de los que se utilizan para los escombros en obras de albañilería mientras estaban literalmente sumergidos entre un gran número de botellas de vidrio. Es el precio que están dispuestos a pagar los inmigrantes irregulares por conseguir su sueño.

En la mañana del pasado viernes, se localizaron en un primer registro visual, un total de 35 personas ocultas en distintos lugares. En el segundo registro, más exhaustivo y meticuloso, dio como resultado la localización de cinco personas en situación de riesgo extremo. Cuatro de ellos, se habían ocultado en una batea que embarcaba llena de vidrios rotos para el reciclaje, con el peligro que conlleva por las múltiples aristas cortantes, en una travesía hasta Málaga que tiene una duración de unas siete horas.

Igualmente, fue localizada una persona dentro de un saco hermético de plástico, que contenía cenizas volantes procedentes de la incineradora, materia tóxica, según la lista europea de residuos. «Estamos convencidos de que si no lo hubiéramos localizado ahora estaría muerto», explican a ABC fuentes de la Guardia Civil.

El guardia civil que realizó el rescate primero descubrió la pierna inerte de una persona. Sobreponiéndose a la impresión del hallazgo, de inmediato solicitó la ayuda urgente de una ambulancia al pensar que había fallecido. Afortunadamente, al ser desenterrada de entre las cenizas, recuperó el conocimiento y pudo salvar su vida.

Los inmigrantes saben qué bateas van a ser embarcadas de forma inmediata y se ocultan en ellas antes de que sean llevadas al puerto. Así sortean los controles se seguridad en esas instalaciones.

El pasado año se localizaron en la zona de seguridad del puerto 11.669 personas. En lo que va de año, la Guardia Civil ha localizado un total de 1.781 inmigrantes en el interior de la zona de seguridad del puerto. La presión, por tanto, es muy importante y los agentes del Instituto Armado saben que si no son capaces de encontrar a los inmigrantes antes de que zarpe el barco es muy posible que pierdan la vida.