28 febrero, 2021

Recargar el coche eléctrico en un punto público de Barcelona cuesta el tripe que hacerlo en casa

El usuario tendrá que pagar entre 0,22 euros y los 0,49 euros por kiloWatio/hora, una de la cifras más altas de las que se cobran en las diferentes ciudades europeas
Tanto la ciudad de Barcelona como el resto de España, están a la cola en cuanto al precio que se pagar por recargar un vehículo eléctrico.
R@MBLA

Desde este lunes, 18 de enero, los puntos públicos de recarga de coches y motos eléctricos son de pago en Barcelona. Según la página web oficial del Ayuntamiento, Endolla.barcelona, la tarifa básica para utilizar el servicio es de 0,49 €/kWh, una de la cifras más altas de las que se cobran en las diferentes ciudades europeas. Se da la circunstancia que cargar el coche o la moto en la red pública es hasta tres veces más caro que hacerlo a casa.

Las tarifas van en función del tipo de vehículo (cuatro ruedas o dos), del punto de carga (en la calle o en aparcamiento) y de si se hace de día o durante la noche. En el caso de los coches y furgonetas, el precio también varía en función de si es carga normal y carga rápida.

Además, se distingue entre particulares y profesionales, y se bonifica los usuarios habituales, que disponen de un abono que da acceso a tarifas más económicas. En todo los casos, lo más barato es cargar el vehículo en un aparcamiento y por la noche, y lo más caro es hacerlo de día en un punto de carga de la calle.

Los precios que ha fijado Endolla Barcelona (que anuncia una media mensual de 7.000 recargas) dependen de la frecuencia de uso y de si se hace mediante un modo de suscripción o pago por cada recarga. Las tarifas van desde 0,22 euros el kWh en el caso de una carga nocturna en puntos situados en aparcamientos subterráneos de B:SM hasta 0,49 euros para un uso esporádico de día en la calle.

Con ello, la recarga de un coche híbrido enchufable puede situarse cerca de los seis euros y la de un eléctrico, sobre unos 25 euros. El Ayuntamiento ofrece en plan promoción un descuento del 50% para una suscripción de 100 euros para los contratos que se formalicen hasta el 30 de junio.

En un primer momento, dentro del Plan de Movilidad Urbana 2019-2024, el Ayuntamiendo de Barcelona apostaba por “facilitar el trasvase modal hacia medidas más sostenibles, moderar el consumo de energía en el transporte y reducir su contribución al cambio climático, así como aumentar la proporción del consumo de energías renovables y ‘limpias'”, con ello se entendía que potenciar el uso del vehículo eléctrico era una prioridad.

No obstante, uno de los puntos del #PMU2024 también recalcaba la necesidad de contribuir a la recuperación económica, de ahí que ahora se apueste por cobrar para recargar en los puntos públicos. Por eso, muchos de los contrarios a la medida, consideran que se ha priorizado más la vertiente recaudatoria, poniéndola por delante de la promoción del coche eléctrico y la necesidad de bajar las emisiones.

Tanto la ciudad de Barcelona como el resto de España, están a la cola en cuanto al precio que se pagar por recargar un vehículo eléctrico. En una tabla comparativa elaborada por la consultora Compare The Market, el precio medio en España de por kWh es de 0,218 euros. Nuestro país ocupa el puesto 33 del ránking, superado solo por Eslovenia. El punto en el que cuesta menos la energía de recarga es en Turquía, con 0,075 euros por kWh, seguidos por Lituania (0.080 €), Noruega (0.085 €), Austria y Chile (0.086 €).

Real Time Web Analytics