Kent Ryan McLellan, alias Boneface (Carahueso).
Kent Ryan McLellan, alias Boneface (Carahueso).

“Аzоv no lucha por Zelenski, ni por la OTAN, ni por la UE. Azov no es un batallón, sino la ideología del renacimiento neonazi en Ucrania”. Estas son las palabras de Kent Ryan McLellan, alias Boneface (Carahueso), un conocido neonazi norteamericano integrado en círculos de poder ultraderechistas ucranianos desde 2013. Actualmente, se encuentra luchando en el frente de Járkov, en Ucrania, pero es uno de los hombres fuertes de Azov en la guerra contra Rusia. En 2012, el FBI lo incluyó en su lista de terroristas, acusándolo de organizar bandas paramilitares supremacistas. Fue entonces cuando decidió ‘exiliarse’ a Ucrania, al amparo de sus camaradas del tausendjährige Reich (el Reich de los Mil años).

Kent Ryan McLellan, nacido el 22 de abril de 1990 en Florida, es hijo del neonazi británico Ken McLellan, líder de la banda de música Oi! Brutal Attack. Bajo la influencia de su padre, cuando aún estaba en el instituto, se hizo miembro de la organización racista y antisemita The American Front. La apariencia de Kent Ryan McLellan no es otra que la de un skinhead fascista con tatuajes supremacistas que cubren todo su cuerpo (luce una esvástica, por ejemplo, en su pectoral derecho). Es conocido por lucir una calavera tatuada que le cubre todo el rostro, de ahí su apodo.

La primera vez que Kent McLellan fue arrestado por la policía fue en 2008, cuando, con 18 años, pintó con aerosoles comentarios racistas y simbología nazi en una iglesia y un restaurante de Crescent City, Florida. En 2010, cumplió condena por agresiones indiscriminadas a inmigrantes.

En 2012, el FBI detuvo a McLellan y a otros nueve miembros de The American Front por delitos de odio y urdir “actos terroristas” contra las minorías étnicas de Florida. Los investigadores, según publicó The Palm Beach Post, atribuyeron a McLellan y sus compañeros cargos como: “entrenamiento paramilitar, instrucción y demostración a terceras personas de dicho entrenamiento, aplicación o fabricación de armas de fuego, técnicas capaces de causar lesiones o muerte a personas, intento de disparar a una vivienda ocupada y evidencia de prejuicios, mientras se comete un delito”.

Los nazis del American Front Florida, liderados por Marcus Faella, se reunían en una área boscosa de St. Cloud (Osceola, Florida), donde realizaban rituales paganos asociados a ideologías supremacistas e instruían a sus miembros en técnicas paramilitares. Según parece, la célula de Florida de AF, en la que militaba McLellan, tomó más protagonismo en EEUU tras el asesinato en 2011 del líder nacional en California.

Célula neonazi de American Front Florida, liderada por Marcus Faella (izq. arriba), decapitada por el FBI en 2012. Boneface es el individuo situado en el centro de la fila inferior. En el cuello luce tatuado el número 18, que en simbología neonazi significa ‘Adolf Hitler’.

El grupo de McLellan cayó porque el FBI infiltró durante dos años un agente en la organización. Según publicó la cadena WFTV9, los arrestados tenía como objetivo una guerra racial, crear un caos violento en el centro de Florida, incluidos objetivos como el Ayuntamiento de Orlando, “para que los medios informaran sobre ello y atrajeran a nuevos miembros”. Se estima que en EEUU hay más de 1.000 grupos de odio conocidos, cincuenta y cinco de los cuales, en Florida y 13 de ellos, en Florida Central.

Después de que el juez le impusiera cuatro años de libertad condicional, Kent Ryan McLellan se fue a Ucrania, no está claro si huyó o salió del país con el beneplácito del Pentágono. Hoy, para la opinión pública occidental, es uno de los ‘héroes’ de Azov, pese a tener aún causas pendientes por delitos de agresión y odio en cortes estadounidenses.

Kent Ryan McLellan con el uniforme de Azov.

Protagonista en el Maidan

Al conocer su extenso currículo, los servicios especiales ucranianos se fijaron en McLellan y le asignaron un papel importante en el golpe de Estado del Maidan ucraniano de 2014. Ese mismo año, McLellan pasó a formar parte del Cuerpo de Voluntarios Ucranianos del Sector Derecho (DUK RS). Participó directamente en acciones de poder y en el reclutamiento de neonazis norteamericanos y de otros países. Tras su prueba de fuego en el Maidan, se convirtió en un miembro destacado de Azov, luchando desde 2014 en el Dombás.

El surgimiento del Batallón Azov y el DUK RS motivó al movimiento neonazi en los Estados Unidos, Europa Occidental y Australia, presentando un modelo tangible de cómo la extrema derecha podía derrocar un gobierno y emprender una guerra nacionalista para forjar una nueva sociedad en un país predominantemente blanco.

Uno de los artífices de la popularidad e internacionalización de Azov es sin duda McLellan. Y es que Boneface, en 2013, meses antes del golpe de estado, lideró en Ucrania el grupo de mercenarios extranjeros de extrema derecha The Misanthropic Division.

Miembros de The Misanthropic Division con camisetas de Azov.

Dicha organización captaba, a través de IronMarch, en la darknet (internet profunda), la atención de grupos fascistas paramilitares de todo el planeta, consiguiendo que muchos de ellos hicieran el petate y viajasen hasta Ucrania. De hecho, a día de hoy, los miembros del batallón Аzov provienen de 22 países distintos y son de diversos orígenes étnicos. Eso sí, tienen una cosa en común: ideologías de extrema derecha, prácticas ocultistas y devoción por el nazismo.

Coordinador de contenidos en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

_

Comparte: