Todos aquellos que esperaban, con los ojos inyectados en sangre y la boca hecha agua, la captura de Carles Puigdemont para ser juzgado en España por sedición deberán darse con un canto en los dientes.

Efectivamente, el gobierno progre de PSOE-UP ha acordado de forma soterrada con los socios parlamentarios de ERC modificar el código penal para derogar el delito de sedición, que será substituido por el de desórdenes públicos agravados, un delito por el que tampoco podrá ser juzgado el expresidente de la Generalitat ni el resto de líderes independentistas que yacen fuera de las fronteras patrias. De hecho, solamente podrían ser jugados por malversación de fondos públicos.

No obstante, los que busca PSOE-UP con la modificación del código penal es homologar el antiguo delito de sedición con el resto de ordenamientos jurídicos europeos. Con este paso, sí que se podría dar que los países que albergan a los antiguos líderes del procés sí tengan que extraditarlos de forma automática. De hecho, así lo ha manifestado en las redes sociales el propio Puigdemont, quien le ha espetado a ERC que este acuerdo «no es ninguna victoria».

A medida de ERC

El que sale más beneficiado de la modificación penal es, sin duda, Oriol Junqueras, quien podría presentarse como candidato a la presidencia de la Generalitat en 2023 si el Gobierno también rebaja las penas de malversación. En su caso, fue condenado por malversación agravada a 13 años de malversación. Para este delito, la pena mínima es de 10 años.

En este sentido, el diputado de UP, Jaume Asens, ya ha declarado que una buena forma de «desjudicializar el conflicto» sería la de rebajar las penas por malversación, que también serviría para que Carles Puigdemont pudiese volver a Catalunya con un as bajo la manga.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha vendido la reforma como «un paso adelante para acabar con la represión». En una comparecencia ante los medios ha llegado a decir que «hemos llegado a un acuerdo» para eliminar un delito que «supone una amenaza contra derechos y libertades».

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.