5 diciembre, 2020

¿Puede ir la población de Barcelona con tranquilidad al dentista?

Se trata de uno de los servicios más demandados de la Ciudad Condal, sin embargo, no ha podido utilizarse durante el estado de alarma. Ahora, con la nueva normalidad, las clínicas han puesto todo en marcha para ofrecer a los ciudadanos las mejores medidas sanitarias y de seguridad. 

La crisis del COVID-19 ha hecho que muchos servicios en Barcelona dejaran de funcionar durante los últimos meses. Con la llegada de la nueva normalidad, estos servicios se han ido restableciendo poco a poco, siendo uno de los más importantes los odontológicos. De esta forma, muchas clínicas de la capital catalana han puesto en marcha todas las medidas sanitarias y de seguridad establecidas tanto por el Ministerio de Sanidad, como por el Consejo General de Dentistas y también, por el Colegio de Odontólogos de Cataluña. En base a lo impuesto por estas instituciones, la Clínica de Ortodoncia Tres Torres es una de las más destacadas, teniendo como referente al Doctor Fernando de la Iglesia y su equipo. 

Al respetar todas las medidas, los ciudadanos de la Ciudad Condal pueden acudir con total tranquilidad a esta clínica y volver a retomar los tratamientos que tuvieron que quedarse parados a causa de la pandemia. De entre todos ellos, uno de los más demandados es la ortodoncia en Barcelona y precisamente en este centro, son especialistas en este tipo de tratamientos. 

Se encargan tanto de la ortodoncia infantil como para adultos, haciendo uso de las nuevas técnicas y tecnologías que, en la actualidad, son las más populares del sector. 

¿Qué medidas sanitarias se han adoptado?

Para garantizar la salud y el bienestar de los pacientes, se han establecido una serie de medidas en la clínica en base a las establecidas por las autoridades sanitarias correspondientes. En este sentido, los trabajadores cuentan con los EPIS obligatorios, tales como mascarillas de tipo FFP2, pantalla de protección facial, batas impermeables, gorro y gafas de protección.

Asimismo, tras cada visita de un paciente, se desinfectan todas las superficies con los productos adecuados, al igual que se lleva a cabo una limpieza y desinfección exhaustiva en todas las instalaciones de manera diaria.

También son esterilizados los materiales que se utilizan para cada paciente, intentando al máximo posible, que dichos materiales sean de un solo uso. Además, se lleva el control de temperatura tanto en los trabajadores como en los propios pacientes. 

Tratamientos de ortodoncia más demandados

Tras el parón por el COVID-19, los tratamientos de ortodoncia se han retomado, siendo los más demandados el lingual y el Invisalign. ¿En qué consiste cada uno?

Ortodoncia lingual

La ortodoncia lingual en Barcelona es uno de los tratamientos más efectivos que existen en la actualidad. Se trata de una de las mejores alternativas a la ortodoncia de toda la vida, siendo su principal característica que apenas se aprecia de cara al público.

Con este tratamiento se puede corregir la posición de los dientes fácilmente, a través de unos brackets que se instalan en la zona interior de los dientes, de ahí que los expertos aseguren que es un tratamiento bastante estético. Estos brackets son muy finos y se adaptan a los dientes de cada paciente, teniendo en cuenta el problema que presente cada uno de ellos. 

Este tratamiento ofrece resultados muy rápidos, siendo además muy cómodo de llevar, por este motivo, se recomienda en personas de entre 20 y 60 años.

Ortodoncia Invisalign

Por su parte, el invisalign en Barcelona es otro de los tratamientos más demandados dentro del sector. Se trata de una de las últimas técnicas que se han lanzado al mercado y lo cierto es que, los resultados son bastante óptimos. 

Al igual que en el caso anterior, este tratamiento se lleva a cabo para corregir la posición de los dientes pero, para ello, se hace uso de alineadores que son transparentes, con la particularidad de que estos pueden extraerse, siempre que sea necesario, lo que hace que el tratamiento sea muy cómodo para los pacientes. 

En este caso, no se utilizan los clásicos brackets, sino una funda que no se ve, debido a su invisibilidad. Con los alineadores removibles, se puede quitar el aparato para llevar a cabo acciones tales como comer o lavarse los dientes, lo que permite además, que se pueda mantener una higiene adecuada y que no dañe las encías. 

Para que el tratamiento tenga su efectividad, los alineadores se cambian cada dos semanas y hacen que, poco a poco, se muevan los dientes a una posición perfecta sin que se noten molestias. Este tratamiento es ideal para problemas como los dientes separados o el apiñamiento de los mismos.

Real Time Web Analytics