Unos 7.500 estudiantes y docentes, según la Guardia Urbana, y entre 10.000 y 15.000 según el sindicato USTEC se han manifestado este miércoles en Barcelona para protestar contra la sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) que obliga a impartir un 25% de las clases en castellano y en defensa de una “escuela pública y catalana”.

La manifestación ha tenido lugar en el marco de la huelga educativa convocada este miércoles por el sindicato de docentes USTEC, el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC), la Coordinadora Obrera Sindical (COS) y la Intersindical-CSC para mostrar su rechazo a la sentencia, cuyo plazo para ser ejecutada finaliza este viernes.

La concentración ha comenzado a las 12:30 horas en la Plaza Urquinaona de Barcelona y ha marchado por la Via Laietana y el Paseo de Isabel II hasta alcanzar el Paseo de Lluís Companys y, allí, el edificio del TSJC, protegido por un amplio dispositivo policial de los Mossos d’Esquadra.

La manifestación ha ido encabezada por una pancarta que rezaba “la pública es en catalán” y, durante la marcha, se han oído cánticos como “ayer, hoy y mañana, la escuela en catalán”. El recorrido ha finalizado frente a la sede del TSJC, el tribunal que dictó la sentencia, donde los asistentes han protestado y los representantes de los sindicatos han realizado sus parlamentos.

La portavoz del sindicato de docentes USTEC, Iolanda Segura, ha criticado en su intervención la acción que ha hecho el Govern en la mañana de este miércoles en “apoyo” a la movilización contra el 25% de las clases en castellano y la ha calificado de “campaña de marketing”.

Durante su discurso, los manifestantes han gritado cánticos en los que reclamaban la dimisión del conseller de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez-Cambray, al que Segura ha reclamado “hechos” y no “palabras ambiguas” -en referencia al anuncio del conseller de impulsar un decreto lingüístico sin porcentajes- para asegurar el catalán como única lengua vehicular en la escuela.

La “acción de apoyo” del Govern ha consistido en una fotografía que pretendía ser unitaria, con el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, los consellers y los diputados que quisieran unirse, pero finalmente la mayoría de diputados de Junts no han participado, a excepción del conseller de Salut, Josep Maria Argimon.

Fuentes de la vicepresidencia, en manos de Junts, argumentan que no han participado en la fotografía porque han visto que sólo había diputados de ERC, según explica la ACN. Por otra parte, fuentes de la presidencia, en manos de ERC, aseguran que el pasado martes se trató esta cuestión en la reunión de la Mesa, en la que hay miembros de ERC, Junts y la CUP.

Estos últimos, que tampoco han participado, han explicado que, para ellos, “la fotografía está en las movilizaciones” junto a la comunidad educativa. “No vamos a avalar que el Govern se lave la cara con más propaganda, mientras da la espalda a las reivindicaciones del sector educativo y abandona los centros educativos en la defensa de la inmersión lingüística”, han dicho.

Los sindicatos

Antes de iniciar la marcha, Segura ha lamentado que el decreto anunciado por el Govern diga que no hablará de porcentajes en las aulas y que los proyectos lingüísticos irán a cargo de los centros. “Esto significa dejar desprotegido al personal docente si quiere aplicar la inmersión y, al mismo tiempo, deja margen a los centros para no aplicarla y que se hagan más horas de castellano”, ha dicho.

Por su parte, Bernat Pèlach, de la Intersidical-CSC, ha reclamado a Educación que “asuma su responsabilidad” para defender la inmersión lingüística en catalán con la aplicación de “un único plan lingüístico para todos los centros” y que “no delegue la responsabilidad en las direcciones de los centros educativos”.

Cati Morros, de la COS, ha exigido al Govern que no aplique la sentencia del 25% de castellano en las clases y ha reclamado que haya garantías para las personas dispuestas a defender la lengua. Marta Daviu, portavoz del SEPC, ha dicho que los estudiantes no se quedarán “de brazos cruzados” y ha considerado que “hay que iniciar un ciclo de movilizaciones” ahora que el límite para aplicar la sentencia se acerca.

Según la consellería de Educación, el 6,49 % de los profesores de los centros públicos y el 4,21 % de los concertados han secundado el paro, mientras que los sindicatos han cifrado el seguimiento entre el 30-35 % del profesorado que no estaba de servicios mínimos. En cuanto a los estudiantes, según los datos facilitados por Daviu, el 90 % de los alumnos de instituto han secundado el paro y entre los universitarios han seguido la convocatoria entre un 80-85 %.

Además de la manifestación en Barcelona, los sindicatos han convocado protestas esta mañana en Tarragona, en la que han participado unas 300 personas, según la Ustec, y en Girona y Lleida, que han congregado unos 3.000 manifestantes respectivamente, ha indicado el mismo sindicato.

Para esta tarde, los sindicatos han organizado actos de protesta en las cuatro capitales catalanas y en otras ciudades como Manresa, Granollers, Igualada, La Seu d’Urgell, Mataró, Moià, Sabadell, Ripoll, Salt, Terrassa, Tortosa o Vilafranca del Penedès.

Estudiantes se enfrentan a piquetes para entrar a la UAB

Un grupo de estudiantes que quería asistir a clase se ha enfrentado en la mañana de este miércoles a los piquetes que bloquean el acceso al campus de Bellaterra de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) por los Ferrocarriles de la Generalitat.

Fuentes del Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans, cuyos piquetes han bloqueado con vallas y mesas el acceso al campus desde los Ferrocarriles, han señalado que “a media que se acerca la hora punta aumenta la tensión entre quienes quieren acceder al campus y los piquetes”.

Los estudiantes en huelga también han bloqueado con mesas el acceso al campus de Letras de la UAB, así como las entradas de las facultades de Psicología y Derecho, por lo que algunos profesores han tenido que acceder a las clases por las ventanas.

Este miércoles, los piquetes han vuelto a hacer los carteles reivindicativos de la huelga sobre los que la noche anterior grupos ultras pintaron simbología nazi.

Asimismo, en el campus Ciutadella de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) los manifestantes han colgado carteles en los accesos a la biblioteca, han plantado sillas para impedir el paso y han desplegado pancartas.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: