A poco más de dos semanas del derrame de petróleo en el litoral limeño en Perú y que ha generado la contaminación absoluta de todo un ecosistema ocasionado por la empresa española Repsol, se ha dado a conocer que el volumen estimado del derrame del hidrocarburo sería más de 10 mil barriles que han acabado con la vida de flora y fauna en el Océano Pacífico. Cientos de peruanos salieron a las calles para hacer que su voz sea escuchada.

El punto de encuentro de esta multitudinaria marcha se dio a concentrar en la plaza San Martin, en el casco histórico de la ciudad de Lima. Con pancartas, polos y gritos de reclamo que solicitaban una sola cosa, justicia para el mar peruano. Olas que se han teñido de color negro puro y que, según el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental, la zona afectada por el derrame de crudo, tardará un aproximado de un año en recuperarse.

Hasta el momento el juzgado de investigación preparatoria de la corte de Puente Piedra – Ventanilla ha aceptado el requerimiento de impedimento de salida del país por 18 meses para el gerente general de Repsol– La Pampilla, Jaime Fernández– Cuesta Lucas de Tena y otros tres directivos más mientras duren las investigaciones.

El actual ministro del ambiente Rubén Ramírez ha asegurado que la empresa Repsol no va a realizar acciones de carga o descarga hasta que se garantice que no se va a producir algún otro derrame en el litoral peruano además de evidenciar claros signos de limpieza en los más de 20 playas que se han visto afectadas.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: