El juez que investiga las cargas de la Policía Nacional por la celebración del referéndum del 1 de octubre ha dejado a un paso de juicio a 45 agentes del Cuerpo por sospechas de delitos de tortura, contra la integridad moral o lesiones durante el operativo para impedir la consulta.

El Juzgado de Instrucción número siete de Barcelona ha procesado a estos agentes mientras que ha archivado el caso de otros 20 investigados. El magistrado ha dado un plazo de 40 días a las acusaciones y defensas para que expongan sus escritos de calificación y pidan el archivo de la causa abierta a los agentes.

El tribunal ha imputado cargas desmesuradas en 25 escuelas de Barcelona que acogieron urnas del referéndum unilateral. Por ejemplo, el juez ha señalado que en el Instituto Público Pau Claris la actuación policial «fue claramente desproporcionada». «Los responsables del operativo policial no cumplieron sus obligaciones de supervisión de la acción de los agentes bajo su responsabilidad», ha indicado el instructor del caso.

Otros casos que destaca el magistrado son los de la Escola Mediterrània, Escuelas Pías de San Antonio, el IES Víctor Català y el CEIP Prosperitat, donde se produjeron actuaciones violentas que causaron heridas a varias personas, algo que contraviene las indicaciones del juez, que recuerda que las actuaciones policiales deben ser proporcionales y basarse en la negociación e intimidación antes de recurrir a la fuerza. También se ha archivado la causa abierta a los agentes que entraron en las escuelas Tomás Moro y el CEIP Diputación, al no haberse registrado incidentes.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: