12 junio, 2021

Primera reunión entre ERC y Junts para abordar un acuerdo de gobierno

Esquerra Republicana y Junts se han reunido hoy para romper el hielo y abrir las conversaciones poselectorales. Ambos partidos coinciden en valorar la reunión como «positiva» y han acordado abrir una «nueva etapa» en el independentismo. Se han emplazado a seguir trabajando en esta dirección y Junts ha subrayado en un comunicado su «apuesta por un acuerdo entre las fuerzas independentistas parlamentarias», lo que supondría excluir los comunes, con quien no quieren compartir ejecutivo.

Los dos socios del actual ejecutivo se han emplazado a una nueva reunión de trabajo, que se celebrará los próximos días, y coinciden en destacar que «habrá extender la mano a más fuerzas», en referencia a la CUP.

El partido de Carles Puigdemont se muestra convencido de que se llegará a acuerdos «en todos los espacios institucionales» donde el independentismo tiene representación. El objetivo, añaden, es avanzar hacia la independencia de acuerdo con «el mandato expresado en las urnas el pasado domingo 14 de febrero».

El comunicado también habla de una «nueva derrota de los poderes del Estado» a los que acusan de querer apartar el independentismo de las instituciones. Ambos partidos han destacado como «un gran éxito del movimiento independentista» el avance sostenido en cada nueva elección, poniendo especial énfasis en que se haya podido pasar de 70 a 74 diputados y que por primera vez se haya superado la barrera del 50% de apoyo a los partidos independentistas.

El partido encabezado por Pere Aragonés habla de unas «elecciones impuestas» por el Estado español donde el independentismo se ha reivindicado una vez más como la opción mayoritaria.

Aunque este primer encuentro ha sido «positivo», Aragonés ha emplazado Junts, CUP y comunes a abandonar las «excusas» para impulsar la nueva «Generalitat republicana» que se base en un gobierno amplio. Lo ha hecho en una intervención durante el Consejo Nacional de ERC, donde ha vuelto a insistir en hacer posible un gobierno entre las fuerzas independentistas y las que defienden el derecho a la autodeterminación y la amnistía.