27 noviembre, 2021

Pieles atópicas en niños

Picores, eccemas, enrojecimiento…. Son síntomas comunes en aquellos que sufren de piel atópica. Pero ¿Qué ocurre cuando esto sucede en los más pequeños?
Piel atópica.

La dermatitis atópica o eccema atópico es una enfermedad que puede afectar tanto a niños como a adultos, sea cual sea su sexo o raza. Los padres con niños de pieles atópicas suelen lidiar con las dificultades de atravesar la enfermedad y sus síntomas.

Aunque parezca ser un problema aislado, se estima que en países desarrollados de 10 al 20% de la población infantil sufre o sufrirá de dermatitis atópica en su vida.

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una enfermedad que desencadena una respuesta inflamatoria en la piel. La enfermedad se caracteriza por provocar síntomas como el enrojecimiento de la epidermis, irritación, picazón, inflamación, sequedad e hipersensibilidad.

Es una dolencia muy complicada que tiene un carácter hereditario, por lo que puede transmitirse de generación en generación. Las pieles atópicas en niños son más comunes de lo que se cree y, si no se trata, puede afectar su calidad de vida a largo plazo.

¿Por qué aparece la dermatitis atópica?

Con respecto a la causalidad de la piel atópica, aún no se ha definido un origen concreto. Se cree que aparece debido a la mutación en los genes que se encargan de sintetizar proteínas claves para fortalecer la estructura de la piel.

Se sabe que la capa cornea, que es la capa más externa de la piel, presenta irregularidades en pieles atópicas que aumenta la vulnerabilidad del tejido cutáneo y el riesgo a que lo penetren alergenos perjudiciales.

Estas irregularidades también desencadenan una respuesta inmune exagerada que produce las inflamaciones, el enrojecimiento y las erupciones de la piel.

Brotes de dermatitis atópica

La atopía puede aparecer y desaparecer de un momento a otro sin razón aparente. Los brotes de dermatitis atópica son muy comunes y pueden desencadenarse por factores ambientales, externos e internos.

El eccema atópico en niños podría desencadenarse por el estrés, sudor, el uso de jabones muy agresivos, ropa áspera e, incluso, algún episodio de alergia al ambiente o los alimentos.

¿Se puede curar la atopía en niños?

La dermatitis atópica aún no tiene cura y, por ende, no existe ningún tratamiento milagroso que pueda hacerla desaparecer. Sin embargo, se ha evidenciado que el 70% de los niños que sufren de dermatitis atópica, no presentan ningún brote en su vida adulta.

Es decir, puede desaparecer de manera espontánea, pero esto no ocurre en todos los casos. Lo mejor que se puede hacer con niños de pieles atópicas es controlar la dermatitis para prevenir secuelas en su adultez.

¿Cómo se tratan las pieles atópicas en niños?

Las pieles atópicas son muy sensibles, por lo que deben tener cuidados especiales para prevenir brotes o lesiones que aumenten el riesgo de sufrir infecciones cutáneas.

El cuidado diario de la piel del niño será vital, así que te dejamos algunos consejos:

  • El baño es muy importante. Los baños para pieles atópicas deben ser cortos y con agua tibia. Es importantísimo que utilices jabones sin químicos agresivos, fragancias o un pH alterado porque podría afectar la salud de la piel. Solo deberían enjabonarse partes esenciales como las axilas, pies, manos y genitales.

  • No frotes la piel. En el baño o en cualquier otra ocasión, evita por completo frotar la piel con esponjas o cualquier material que pueda vulnerar la piel.

  • Hidrata mucho la piel. La hidratación es fundamental para promover la restauración del tejido cutáneo saludable. También ayuda a reducir el picor y la irritación en la piel.

  • Algodón o lino. En el caso de las medias y la ropa del niño, preferiblemente escoge materiales como el algodón o el lino que resultan mucho más suave. La ropa de cama también tiene que ser de los mismos materiales.

  • Elige un buen colchón. Un buen colchón es fundamental para niños con dermatitis porque puede prevenir los brotes. Lo mejor es escoger un colchón hipoalergénico que, además, proteja al niño de bacterias que desencadenen infecciones en la piel. Existen productos especialmente fabricados para aliviar este tipo de problemas, como los colchones de Babykeeper.

  • Colonias y perfumes. Evita usar perfumes y colonias en la piel del niño porque podría provocar erupciones o brotes.

Acerca del autor

Este artículo ha sido redactado y/o verificado por el equipo de redacción de Revista Rambla.