Vecinos de Barcelona y de Madrid ocuparon en la tarde de ayer dos hoteles -uno en cada ciudad- propiedad del fondo buitre Blackstone, el mayor tenedor de inmuebles de España. El objetivo de esta acción es exigir al fondo que renueve los contratos de alquiler de sus inquilinos sin “subidas abusivas” y que ofrezca alquileres sociales a familias vulnerables.

Organizados por el Sindicat de Llogateres, la PAH y Raval Rebel, la protesta de Barcelona tuvo lugar a las 19 horas en el hotel Ramblas Hotel powered by Vincci, en el número 26 de la calle de l’Hospital. En Madrid, por su parte, varios vecinos, organizados con el Sindicato de Inquilinos, ocuparon el Axel Hotel, situado en el número 49 de Atocha.

En ambos hoteles, las personas concentradas -que llevaban pancartas y carteles con lemas contra Blackstone- realizaron diferentes parlamentos para explicar, también a los clientes de estos establecimientos turísticos, la situación que viven varias familias afectadas por las prácticas de este fondo de inversión.

Blackstone gestiona más de 20.000 viviendas

Blackstone es un fondo de inversión estadounidense y el que más viviendas posee en España, con más de 20.000, y un 25% de ellas en Cataluña. Este fondo, como muchos otros, amplió su cartera de viviendas con la crisis inmobiliaria de 2008, cuando, tras las numerosas ejecuciones hipotecarias, los bancos ofrecieron las viviendas a precio de ganga.

Durante ese momento, además, se facilitó la adquisición de viviendas por parte de estos fondos, con medidas como la legalización de los socimis, deducciones fiscales y la modificación de la LAU, para reducir la duración de los contratos de alquiler a tres años -lo que permitía subir el precio cada vez que transcurría este tiempo-. Así, entre 2013 y 2019, el precio de los alquileres en España subió un 50%.

Además, Blackstone se ha convertido también en el mayor propietario de inmuebles destinados al sector hotelero, lo que, denuncian las entidades, “refuerza un proceso de turistificación insostenible en Barcelona y en tantos otros lugares”.

Ante esta situación, el Sindicat de Llogateres y la PAH ponen el foco en la nueva Ley de Vivienda estatal que se está tramitando en el Congreso. Piden que aborde cuestiones clave para acabar con los desahucios, como la regulación de los precios del alquiler -una medida que se aprobó en Cataluña y que, un año y medio después, tumbó el Constitucional-, la obligación de ofrecer alquileres sociales a familias vulnerables y la ampliación del parque público de vivienda, entre otras cosas.

La Sareb le entregó la gestión de una cartera de 25.000 millones

La Sareb, el banco malo del gobierno español, eligió a principios de este año a Blackstone para que gestionara -junto a Hipoges- su megacartera de 25.3000 millones de euros en activos inmobiliarios y préstamos. En su conjunto, se trata de 13.300 millones de préstamos al promotor impagados y 12.000 millones de inmuebles residenciales, suelos y activos terciarios, todos ellos de activos tóxicos procedentes de la banca de la crisis del ladrillo.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: