21 septiembre, 2020

Obligados a trabajar con coronavirus

Salut Pública suspende la actividad de una empresa al Baix Segre donde trabajaban 19 personas con PCR positiva. La empresa en un primer momento se opuso a hacer las pruebas
trabajadores coronavirus
Vista exterior de la empresa. (Google Street View)
R@MBLA

El Departament de Salut ha decidido suspender la actividad de la empresa Arfon Fruits de Aitona (Segrià) después de constatar a través de la Inspección de Trabajo que 19 personas que habían dado positivo por covid-19 continuaban trabajando a pesar de conocer el resultado del PCR. Los administradores se opusieron a hacer las pruebas en un primer momento y obligaron a trabajar a 19 de los 90 trabajadores que dieron positivo en esta empresa de 190 empleados.

Por su parte, la pataforma Fruita amb Justícia Social -en declaraciones a Segre– reclama “que todas las trabajadoras que han dado positivo pasen a cobrar la baja laboral, y todas las personas que ahora se quedarán sin trabajo pasen a cobrar un ERTE, además de que todas ellas sean indemnizadas por ser víctimas de la actuación delictiva del empresa”.

La entidad ha destacado que el 7 de julio pidió a Inspección de Trabajo que actuara de oficio acudiendo presencialmente a los puestos de trabajo de todas las empresas de recolección de fruta, agroalimentarias y mataderos, para comprobar si estaban implementando las medidas necesarias para proteger a sus empleados.

La plataforma pidió también a los inspectores verificar si se estaba cumpliendo con la normativa de prevención de riesgos laborales y si se estaban respetando los derechos básicos de los trabajadores.

También reclamaba a la Inspección que comprobara si se respetaba el derecho al alojamiento, con las condiciones establecidas por convenio colectivo en el caso de las personas temporeras, y si se cumplía con la percepción de salario y el descanso legalmente establecido entre jornadas.

Con anterioridad a la demanda de actuación de control de toda la patronal, había presentado denuncias contra empresas particulares que no estaban garantizando la salud en materia de prevención frente al coronavirus, según la plataforma.

Fruita amb Justícia Social agrega que desde el mes de mayo diferentes trabajadores se han dirigido a la plataforma “angustiadas” y preocupadas por la falta de EPIs en el lugar de trabajo, por despidos en caso de enfermedad y por presiones para ir a trabajar a pesar de encontrarse mal.

También se quejaban, según la plataforma, de falta de tiempo de descanso y de vulneraciones en materia de salud laboral, por lo que Fruita amb Justícia Social recalca que el caso de la empresa de Aitona suspendida “es muy grave, pero no es un caso aislado”.

En este contexto, la plataforma exige a la patronal que ordene el sector y expulse a quien ejerce malas praxis para acabar con los presuntos actos delictivos contra la salud y la dignidad de las personas.

Real Time Web Analytics