Los proyectos energéticos con construcción de líneas de alta y muy alta tensión en Ponent han motivado la creación de una plataforma que se opone, y que este martes ha hecho público un manifiesto. Entre otras cosas, prevé movilizaciones y también asesorar a los afectados que quieran presentar alegaciones.

Mercè Cortina, portavoz de la Plataforma contra los macroproyectos energéticos de las tierras de Ponent, ha alertado de que se han presentado seis proyectos de líneas de evacuación, que afectan un total de 49 municipios y más de 3.700 hectáreas de las comarcas del Segrià, las Garrigues, la Segarra y el Pla d’Urgell.

En dos días el manifiesto ya tiene 90 adhesiones de entidades del territorio y ahora se abrirá un periodo para sumar más apoyos. Cortina ha explicado que la Plataforma solo hace una semana que ha empezado a trabajar porque hasta ahora se han encontrado con el problema de la «falta de información» en lo que se refiere a los diferentes proyectos. De momento han redactado un manifiesto que recoge las principales preocupaciones y reivindicaciones sobre lo que creen que se tendría que hacer.

Cortina ha avisado de que los proyectos tienen una «afectación real» sobre el territorio, su población y diversidad. Por este motivo, ha remarcado que se trata de una cuestión que va mucho más allá del valor económico si no también del valor paisajístico, ya que se verá «gravemente afectado».

Los objetivos de la plataforma se centrarán las próximas semanas en hacer un acompañamiento a todos los afectados, ya sea directamente o indirectamente por los proyectos. Se les quiere dar apoyo jurídico para presentar alegaciones, porque se trata de procesos muy «pesados» para los cuales hacen falta abogados y recursos económicos. En paralelo, se han encargado estudios independientes sobre los impactos y afectaciones que tendrían las líneas.

Por otra parte, Cortina ha puesto en valor la necesidad de movilizarse y ha hablado de las futuras protestas que utilizarán como una herramienta que tienen y tratarán de parar los proyectos. Ha añadido que no quieren debatir sobre si las líneas tienen que pasar por un sitio u otro, sino que quieren abrir un debate sobre la necesidad real de estos macroproyectos energéticos y también abordar cuál es el modelo de país. Cortina ha dejado claro que están a favor de las renovables pero no «a cualquier precio».

El manifiesto ya cuenta con más de 90 adhesiones de ayuntamientos como el de Albatàrrec o Massalcoreig, asociaciones de vecinos, entidades ecologistas como Ipcena y partidos políticos como la CUP. Se trata de un «punto de partida» ha remarcado Cortina, que en los próximos días se tiene que ir ampliando con charlas informativas. Uno de los puntos con mayor afectación se encuentra entre Alcarràs, Albatàrrec y l’Horta de Lleida. Allí hay 4 proyectos de líneas de alta tensión y MAT que afectarán un total de 1.764 parcelas, la mayoría de explotación agraria.

Comparte:

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.