Ocho funcionarios de la Policía Nacional de Colombia fueron asesinados la tarde del pasado viernes en el departamento de Huila, al suroeste del país, tras ser víctimas de un atentado con explosivos que habría ejecutado un grupo armado irregular.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, rechazó “contundentemente” el ataque y manifestó su solidaridad con las familias de los oficiales asesinados.

“Estos hechos expresan un claro saboteo a la paz total. He pedido a las autoridades desplazarse al territorio para asumir la investigación”, escribió el mandatario colombiano en sus redes sociales.

“He pedido a las autoridades desplazarse al territorio para asumir la investigación”, agregó.

El atentado

El hecho se produjo en el corregimiento San Luis del municipio de Neiva, cuando los policías fueron objeto de una emboscada donde los atacaron con explosivos y ráfagas de disparos.

El ataque habría ocurrido a las 2:30 de la tarde en la vereda Corozal, en el momento en que los funcionarios se trasladaban en una camioneta de la policía y a su paso fue activado un explosivo.

Al parecer, los agentes participaban en una actividad de bienestar social en la sede de la policía Metropolitana de Neiva y había salido de la estación en horas de la mañana hacia el corregimiento San Luis.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: