La avenida Marquès de Montroig de Badalona donde sucedieron los hechos el pasado viernes. (Google Maps)

El pasado viernes 26 de noviembre un hombre murió en Badalona tras recibir una descarga eléctrica de la pistola Táser de los Mossos d’Esquadra, que seguidamente le inmovilizaron. Todo empezó después de que una familia avisara al cuerpo policial de que su hijo les estaba amenazando «con cuchillos». Los mossos tuvieron que entrar en el domicilio por la vivienda de un vecino, ya que el autor de los hechos habría bloqueado las puertas de entrada, y una vez en el interior procedieron a reducir al hombre.

El cuerpo policial ha asegurado que los agentes utilizaron la pistola Táser por el «bien de la familia y de todos los mossos presentes». Sin embargo, el hombre, tras caer al suelo y ser inmovilizado, tuvo que ser trasladado al hospital, donde murió dos días después por un fallo cardíaco. Según ha comentado en TV3 el director general de los Mossos d’Esquadra, Pere Ferrer, el ya difunto «estaba consciente y seguía verbalizando algunas amenazas, en referencia a las armas blancas que llevaba» después de recibir la descarga. Ahora, el caso está pendiente de la autopsia para determinar las causas de la muerte.

Los Mossos mantienen que el uso de la pistola Táser estaba «ajustado al protocolo», según el cual, en Cataluña, se puede utilizar en casos de reducciones que impliquen un riesgo para los agentes y los propios afectados, y debe ir acompañado de la grabación de la secuencia. En este sentido, las fuentes policiales indican que el hombre estaba muy agresivo y en un estado de alteración y, según el director general de los Mossos, el hombre era una persona reincidente, aunque también apuntan que podría sufrir un problema psiquiátrico.

Sin embargo, estas explicaciones no son suficientes para la asociación en defensa de los derechos humanos Irídia, que ha exigido una investigación sobre la muerte del hombre: «Las actuaciones con Táser deben grabarse siempre. Confiamos en que las imágenes puedan esclarecer los hechos ante el juzgado de instrucción que investigue la muerte». De confirmarse que la causa de la defunción fue la descarga, se trataría de la primera muerte en Cataluña por el uso de la Táser desde que se implementó en el cuerpo de Mossos, en el 2018.

Comparte:

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.