“Los misiles de alta precisión del sistema de defensa costera móvil Bastion han destruido un centro de reunión y adiestramiento de mercenarios extranjeros cerca de la aldea de Krasnosilka, al noreste de Odesa”, según ha anunciado este viernes el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konashenkov. Ha añadido que los misiles destruyeron armas y equipo militar de reserva de las tropas ucranianas que llegaron a la República Popular de Donetsk, en el este de Ucrania, tal y como recoge la agencia estatal rusa de noticias TASS.

Conforme a la información facilitada por Konashenkov, la Aviación y las topas de misiles de Rusia destruyeron 81 instalaciones de la infraestructura militar ucraniana durante las últimas 24 horas de la incursión militar que Moscú inició en Ucrania el pasado mes de febrero.

“Los aviones tácticos operativos de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia y las tropas de misiles atacaron 81 instalaciones militares ucranianas, incluidos dos puestos de mando, un sistema de misiles tierra-aire de Odesa, tres lanzacohetes múltiples y también nueve bastiones y 59 áreas de acumulación de equipo de combate ucraniano”, ha detallado.

En total, desde el 24 de febrero, los militares rusos han destruido 97 helicópteros, 421 drones, 2019 tanques y otros vehículos blindados, 223 lanzacohetes múltiples, 228 sistemas de misiles y 874 unidades de artillería de campaña y morteros.

El pasado 24 de febrero, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció el comienzo de una operación en Ucrania, subrayando que a las autoridades rusas no les ha quedado otra opción para proteger a su pueblo ante la amenaza constante que emana del territorio ucraniano y sus aliados occidentales.

Es más, el Gobierno ruso ha reiterado en varias ocasiones que no hay amenaza alguna para la población civil y que sus ataques solo se dirigen a las infraestructuras militares ucranianas y puntos estratégicos.

Rusia admite “pérdidas significativas”

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, califica de gran tragedia la pérdida significativa de militares rusos en la operación militar que llevan a cabo en Ucrania. En una entrevista concedida el jueves a la cadena británica Sky News, a Peskov se le preguntó sobre las bajas del Ejército de Rusia en Ucrania, ante lo que él admitió “pérdidas significativas” en las filas militares rusas y consideró el hecho como una “gran tragedia”. Asimismo, el diplomático ruso aseveró que el conflicto se puede resolver a través de la diplomacia “en los próximos días, en un futuro previsible”.

Peskov también aclaró que uno de los objetivos principales de la operación que lleva adelante es evitar la amenaza de una tercera guerra mundial, en caso de la adhesión de Ucrania a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), asegurando que las autoridades rusas hacen todo lo posible para que se complete la misión.

Esa misma jornada, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (AGNU) aprobó la suspensión de Rusia en el Consejo de Derechos Humanos de dicho ente, uniéndose así a los países e instituciones que han castigado a la Federación Rusa.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: