3 diciembre, 2021

Revista Rambla Barcelona

Revista Rambla es un medio de comunicación independiente con sede en Barcelona.

Menos personas en las listas del paro porque muchas han tirado la toalla

El paro ha bajado en 38.000 personas y la tasa de desocupación se sitúa por debajo del 13% de la población activa

paro coronavirusLa encuesta que mide el paro y la ocupación, la encuesta de población activa (EPA), constata que durante los tres primeros meses del año mucha gente ha dejado de buscar trabajo activamente. Son los que después de un año de pandemia han tirado la toalla y, porcentualmente, la tendencia es mucho mayor entre los extranjeros. Y por eso se reducen las personas en paro.

En Cataluña, la reducción deja la cifra de parados en medio millón (499.700) y la tasa baja ligeramente y se sitúa solo una décima por debajo del 13%. En el conjunto de España, son 3.653.000 personas en el paro, prácticamente un 16% de los que quieren trabajar.

En cuanto a la ocupación, Cataluña es de las pocas comunidades que consiguen tener más gente trabajando que en diciembre, pero no consigue volver a los niveles que tenía en marzo del año pasado, cuando empezó la pandemia.

Muchos de los trabajos se han generado al reforzar las plantillas de la sanidad, la enseñanza y los servicios públicos, mientras que el sector privado ha restado. En el conjunto de España, se constata que ni durante los tres primeros meses del año se pudo generar trabajo; solo en la agricultura, por las cosechas de invierno.

Por sectores, en Cataluña, las cifras también certifican que, tanto en el arranque de año como en los últimos doce meses, se han destruido miles de puestos de trabajo en la industria, que suma cierres día sí, día también. Porcentualmente, son muchos más que los trabajos que no hay en el sector servicios, que han desaparecido por la pandemia y la crisis.

El sector servicios en Cataluña tiene, ahora mismo, más trabajadores que en diciembre pero menos que hace un año. Entre estos trabajadores hay muchos que están todavía afectados por un ERE total o parcial. Por eso las cifras de las horas trabajadas continúan siendo bastante más bajas de lo que serían en una situación normal.