13 junio, 2021

Más de 9.000 alegaciones convierten en «un verdadero problema» la constitución de las mesas electorales el 14F

eleccionesEl Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha informado este martes que 9.109 personas han presentado recurso contra su elección como miembros de las mesas electorales del 14 de febrero. La mayoría argumentan que no quieren asistir por miedo a contagiarse de covid o contagiar sus familiares.

En unas elecciones normales, Barcelona suele recibir unas 200 peticiones a la semana y en estos momentos ya acumula 3.250. El pronóstico es que acaben recibiendo cerca de 7.000. En fecha de 29 de enero, la junta de Granollers ha recibido 849 recursos; la de Terrassa, 622, y la de Sant Feliu de Llobregat 838. Además, en fecha del 2 de febrero, en la junta de Vic se han recibido 463 peticiones; en la de Vilanova y la Geltrú, 356; en la de Igualada, 384; en la junta de Sabadell han registrado 1.012; en la de Arenys de Mar, 648, y en la de Reus, un total de 687.

Antes, la mayoría de reclamaciones eran por motivos familiares, o bien porque eran personas mayores. Esta vez es diferente, son por causas de salud y la Covid. Es por ello que las juntas electorales han pedido poder contar con un médico para poder responder cada alegación con los argumentos adecuados. Asimismo también los CAP han detectado un aumento de personas pidiendo acreditaciones que tienen patologías previas y que pueden tener este riesgo de contagio durante la jornada electoral.

La Junta Electoral de Barcelona cree que habrá “un verdadero problema” para constituir las mesas

El presidente de la Junta Electoral de Barcelona, el juez Santiago Garcia, reconoce que el día de las elecciones del 14-F se presenta complicado. “Está claro que la gente tiene miedo”, asegura en una entrevista a RAC1. La pandemia y la complicada situación epidemiológica han provocado una avalancha de alegaciones de los ciudadanos para no formar parte de las mesas electorales. Solo en Barcelona, ya se han presentado más de 3.000. Visto lo cual, y en espera de como se resuelvan, Garcia cree que el día de las elecciones “será un verdadero problema lo que pueda pasar de 8 a 9 h en más de una mesa electoral”.

El presidente de la Junta reconoce que se están intentando buscar “soluciones alternativas”, como por ejemplo encontrar voluntarios que estén a las mesas. Se trataría de evitar que, si no se puede constituir una mesa por alguna incomparecencia, tenga que acabar formando parte el primer votante que llega al colegio.

Garcia también ha explicado que pidieron a la Generalitat y el TSJC que se les facilitara la asistencia de facultativos a la hora de resolver las alegaciones de los ciudadanos para no ir a las mesas. Finalmente, los miembros de la Junta Electoral de Barcelona tendrán el asesoramiento de dos médicos forenses que ayudarán en los casos más complejos. A pesar de que no está previsto legalmente este asesoramiento, Garcia considera que una situación excepcional como la actual “requiere una respuesta excepcional”.

Las excusas que se han presentado hasta ahora triplican las de cualquier otra cita electoral. La mayoría están relacionadas con temas de salud, sobre todo personas que forman parte de un grupo de riesgo o que conviven con personas que lo son, o bien personas con patologías previas. A pesar de que las alegaciones sobre temas de salud se tienen que acompañar de un certificado médico que lo acredite, la ayuda de los forenses permitirá tener “una garantía más” en caso de duda.

El confinamiento municipal se podrá romper para ir a votar

Los ciudadanos que residan de forma habitual en un pueblo o ciudad diferente de donde están empadronados podrán romper el confinamiento municipal el 14-F para ir a votar. Así lo ha clarificado este martes la consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, en la rueda de prensa posterior al consejo ejecutivo. Budó consideró que residir en un municipio diferente del que se está empadronado no es muy «habitual», pero indicó que el derecho a voto estará «garantizado».

El derecho a participación política ya sirvió al Govern para justificar que la ciudadanía se desplazara para poder asistir a mítines, si bien los partidos acordaron limitar al máximo la movilidad en un momento en que la tercera ola continúa causando estragos en cuanto a número de contagios y de ingresos hospitalarios.

Budó también ha querido recordar que hay 180.000 personas que ya han pedido votar por correo, la cifra más alta de la historia en un proceso electoral en Cataluña. Las solicitudes han crecido un 180% respecto de los comicios de 2017. La ciudadanía puede solicitar votar por correo -de manera telemática o directamente en una oficina de correos- hasta el 5 de febrero, cuando queden nueve días para las elecciones catalanas.