Más de 1.300 militares pertenecientes a las Fuerzas Armadas de Ucrania han depuesto las armas y se han rendido en los últimos días, según ha declarado el presidente de la República Popular de Donetsk, Denys Pushylin. Además, el mandatario asegura que entre los prisioneros se encuentran mercenarios extranjeros, entre los que se encontrarían polacos, franceses y británicos.

El 13 de abril, el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el general de división Igor Konashenkov, declaró que más de mil militares ucranianos se habían rendido en Mariúpol. Anteriormente, el Comité de Investigación ruso afirmó que había más de 1.000 prisioneros de guerra ucranianos en territorio ruso.

Mercenarios de varios países

El Comité de Investigación ruso estudiará los informes sobre la participación de mercenarios extranjeros en las acciones militares en Ucrania. Según una representante de la agencia, Svetlana Petrenko, se investigará la información sobre los combatientes de la legión extranjera francesa que se unieron a la defensa territorial de Ucrania. Los medios de comunicación informan regularmente sobre militares de terceros países que van a luchar con las filas de las fuerzas ucranianas.

La declaración del Ministerio de Defensa ruso sobre la participación de mercenarios extranjeros de Polonia y Francia en operaciones de combate en el lado ucraniano será examinada también por el Comité de Investigación. Así lo aseguró la agencia TASS, citando a la representante oficial del Comité de Investigación, Svetlana Petrenko.

“Estos hechos serán documentados e investigados en el marco de la causa penal sobre el reclutamiento y la participación de mercenarios extranjeros durante una operación militar especial de los militares rusos para proteger a los residentes del Dombás”, cita la agencia.

Anteriormente, el Ministerio de Defensa ruso informó de que misiles lanzados por sus tropas destruyeron un destacamento de 30 mercenarios polacos en el pueblo de Izyumskoye, en la región ucraniana de Kharkiv. Además, el ministerio militar informó sobre los combatientes de la legión extranjera francesa que se habían unido a la defensa del territorio.

A principios de marzo, como ya informamos en Rambla, un ataque con misiles en el campo de entrenamiento de Yavoriv, en la región de Lviv, mató a decenas de mercenarios extranjeros que habían llegado a Ucrania para participar en operaciones de combate. Tras el incidente de Yavorivske, las Fuerzas Armadas ucranianas suspendieron el reclutamiento y el alistamiento en la “legión extranjera”, según informaron varios medios de comunicación. Según datos ucranianos, 35 personas murieron en el ataque y 134 militares resultaron heridos. Según los informes rusos, murieron hasta 180 mercenarios extranjeros.

Sin embargo, siguen llegando soldados extranjeros a Ucrania. El 16 de marzo se informó de que dos soldados belgas habían salido espontáneamente hacia el país para participar en operaciones de combate. Uno de los militares belgas renunció a las fuerzas armadas antes de partir hacia Ucrania. El otro se ausentó para luchar sin renunciar al ejército. Se ha abierto un caso contra él por deserción.

El 1 de abril, el periódico canadiense National Post publicó un artículo en el que afirmaba que Ucrania había suspendido el reclutamiento de mercenarios para la “legión internacional”. Según la fuente de la publicación, la decisión se debió a “una multitud de razones”, incluida la escasez de armas.

Además, según el exdiputado canadiense Borys Wrzesniewski, que participa en la selección de candidatos para la legión, se rechazan solicitudes de aspirantes que quieren alistarse en la infantería, pero no están suficientemente formados. Mientras tanto, estos voluntarios inexpertos de Canadá ya han ido a Ucrania, y pueden convertirse en “una carga más que en una ayuda”.

El 12 de abril, los periodistas croatas revelaron que unos 200 mercenarios croatas estaban supuestamente operando en Ucrania. Según el embajador ruso en Zagreb, Andrei Nesterenko, los mercenarios croatas estaban en Mariupol antes del 24 de febrero. “No puedo operar con datos oficiales, sino con la información que apareció aquí en los medios de comunicación. Hablamos de doscientos mercenarios”, explicó.

Voluntarios bielorrusos y georgianos también participan en las hostilidades del lado de las fuerzas armadas ucranianas. El servicio de prensa del Comité de Investigación de la Federación Rusa informó de que Mamuka Mamulashvili, veterano de operaciones de combate en Georgia, creó una formación armada en Ucrania, se convirtió en su líder e involucró a 24 ciudadanos de Georgia como mercenarios en sus actividades y en las de algunas otras formaciones armadas ucranianas. “Hasta la fecha, la investigación ha establecido la identidad de 24 mercenarios”, dijo.

Además, según Ales Zarembyuk, presidente de la Casa Bielorrusa, “más de cien jóvenes” de Bielorrusia ya han pasado por la organización de camino a Ucrania. También añadió que la organización “a veces ayuda” a ciudadanos de otros países.

Zarembyuk señaló que las AFU pueden formar a personas sin experiencia militar. Sin embargo, los que tienen esa experiencia se unen al batallón Kastus Kalinovsky, que lleva el nombre del comandante bielorruso que luchó junto a los polacos contra el Imperio ruso en 1863. El batallón forma parte de las AFU.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: