24 septiembre, 2020

Martín Villa ¡Nosaltres acusem!

La Mesa de Catalunya d'Entitats Memorialistes convoca una concentración el 29 de agosto a les 12h en la Plaça Sant Jaume para reclamar justicia por las víctimas de Rodolfo Martín Villa, quien el próximo 3 de septiembre tendra que declarar ante la jueza Servini por su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad cometidos durante la sangrienta transición
Martín Villa
Rodolfo Martín Villa.
MESA DE CATALUNYA D’ENTITATS MEMORIALISTES

Esperamos que esta vez nos pase como en el cuento del lobo, aquel en el cual tanto se anunció que vendría la fiera que al final vino cuando nadie ya creía que fuera posible. Así estamos con la declaración de Rodolfo Martín Villa, prohombre del franquismo y la democracia, sin despeinarse y a todo beneficio personal, mucho beneficio y mucha impunidad. Martín Villa, un lobo millonario con chaqueta y corbata de oveja bipartidista, que el día 3 de septiembre tendrá que declarar en suelo de la República Argentina en el Reino de España por su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad cometidos durante la sangrienta transición.

Así como estamos asistiendo al blindaje de la institución monárquica en el ojo del huracán, en un esperpento del vasallaje, con un jabón real, que dan presidente y ministros, dicen que socialistas, que pagamos todas y todos, jabón y cargos. Un jabón que chorrea por el espacio público y con el cual quieren hacernos resbalar en sus trampas de mentiras para evitar que caiga la corona corrupta. De este modo también tanto PSOE como PP, gracias a la fina división de poderes que afina según sus simpatías e intereses de turno, curiosamente muy coincidentes, ha impedido que Martín Villa haya declarado hasta ahora a pesar de que él siempre se ha mostrado cínicamente dispuesto a hacerlo. Y es que proteger a Juan Carlos, a Felipe y a Martín Villa, entre otros, es proteger la transición y la ruleta trucada de esta democracia del casino de la oligarquía. Una ruleta de desgracia, que no dejaron desbancar en nombre de la justicia social a la República democrática y donde la banca insaciable continúa ganando.

Martín Villa juró los Principios del Movimiento como lo hizo el emérito Juan Carlos, que el 1979 condecoró a quién fue Gobernador Civil de Barcelona mientras se torturaba con sadismo y sin pausa en vía Laietana, con la Grande Cruz de la Real y muy Distinguida Orden de Carlos III. Juan Carlos dejó a regañadientes el próspero negocio, que le traspasó el dictador, a su hijo Felipe y este siguiendo la costumbre del Reino de España de amparar a los verdugos condecoró al rey de los consejos de administración de empresas estratégicas, Martín Villa, el 2017. El responsable del 3 de marzo, de los Sanfermines 78 y de los ataques de falsas banderas, de las heridas y muertes en las calles de Cataluña y de todo el estado español. Felipe le concedió un premio por ser uno de los diputados miembro de las Cortes Constituyentes, madre de la Constitución del 78, la que selló el atado y bien atado y puso la cerecita envenenada en forma de corona al pastel que se continúan comiendo los que nunca han pasado hambre.

Martín Villa fue jefe del Ministerio de la Gobernación al cual le cambiaron más tarde el nombre por Ministerio del Interior, dentro de la línea de la operación maquillemos el franquismo. Como ministro tenía bajo su mando a todo el elenco de represores policiales del franquismo, muchos de ellos no solo no retirados del servicio y no juzgados gracias a la ley de Amnistía, sino que fueron premiados y condecorados por Martín Villa. Así continuaron con sus sádicas carreras como salvadores de la patria, una vez más, esta vez en la lucha sucia contra el terrorismo constituyéndose en brazo armado y torturador de la plantilla del terror de estado, pagado por los fondos reservados del alcantarillado del bipartidismo. Estos continuaron con la tradición proporcionando víctimas al TOP rebautizado como Audiencia Nacional en 1977. Sin olvidar a todos los grupos de fascistas que con total impunidad herían y mataban antifascistas gratis.

No sabemos si Martín Villa llegará a declarar esta vez, si su declaración tendrá alguna consecuencia, pero sí sabemos que le hace daño al sistema no desfallecer. Un sistema hijo de la falsa reconciliación nacional, impuesta a golpe de olvido y mentira, de la humillación de las víctimas del franquismo y la transición, víctimas de crímenes de lesa humanidad imprescriptibles. Recordamos que los golpistas mataron antifascistas, asesinaron la verdad y que su mano todavía nos amordaza con las hojas del árbol del terror que plantaron y que todavía nos reprime porque nos tapa el bosque de la resistencia. La Causa 4591/2010 formada por centenares de querellantes es una parte de la lucha para romper con esta lacra de impunidad, más allá del resultado, todo el camino recorrido y el que tenemos que recorrer todavía sin duda valdrá la pena.

Rodolfo Martín Villa, falangista de pro, radical transformista, siempre ha estado en la raíz del problema de este estado fallido de nombre España. Actor político y económico transitando al más puro estilo puertas giratorias y corrupción marca del Reino. Escritor de excepción de la historia que nunca pudieron escribir las vencidas, las personas con principios que no se dejaron convencer por los cantos de sirena de la democracia que sufrimos, joven pero decrépita, que nos tira contra las rocas de la desmemoria para estrellarnos contra la obediencia debida de su punto final.

Real Time Web Analytics