Mario Draghi ha anunciado que presentará su dimisión como primer ministro italiano, apenas 17 meses después de jurar el cargo, abocando a Italia, de nuevo, a una nueva crisis política. El expresidente del BCE ha decidido dejar el cargo tras perder el apoyo del Movimiento Cinco Estrellas, uno de los principales partidos de la coalición gobernante, que se ha abstenido en una moción de confianza celebrada este jueves. El presidente italiano, Sergio Mattarella, ha rechazado la dimisión.

“Quiero anunciaros que esta tarde presentaré mi dimisión ante el presidente de la República. La votación de hoy en el Parlamento es un hecho muy significativo desde el punto de vista político”, ha dicho Draghi al gabinete, según un comunicado difundido por su oficina. “La mayoría de unidad nacional que ha sostenido este Gobierno desde su creación ya no existe y ha terminado el pacto de confianza que basaba la acción del Gobierno”, ha añadido.

El jefe de Estado italiano, Sergio Matarella, que se había reunido con el primer ministro tras la votación de la moción de confianza en la Cámara, ha rechazado la dimisión de Draghi y le ha pedido que se dirija al Parlamento para conocer la situación política y comprobar con qué apoyos cuenta.

“El presidente de la República no ha aceptado la dimisión y ha invitado al presidente del Gobierno a presentarse en el Parlamento para dar explicaciones y para que se haga en esa sede una valoración de la situación que se ha creado tras los debates de hoy en el Senado”, se lee en un comunicado de la Jefatura del Estado.

El encuentro entre ambos, previo a la decisión anunciada por Draghi, estaba destinado precisamente a valorar los posibles escenarios que se abrían paso tras perder el apoyo de M5S.

La renuncia se produce después de que los senadores del M5S hayan salido de la Cámara Alta para no votar la moción relativa a un decreto con ayudas por valor de 26.000 millones de euros para paliar los efectos de la inflación, retirando así su apoyo al jefe del Gobierno que, a pesar de ello, ha superado la moción de confianza con 172 votos a favor y 39 en contra.

“Hoy no participamos en la votación de este decreto-ley”, había anunciado antes la jefa de los senadores del M5S, Mariolina Castellone. Ha confirmado que no iban a votar el decreto porque el Gobierno no había acogido ninguna de las propuestas, esencialmente económicas, que el líder del M5S, Giusseppe Conte, había hecho a Draghi durante el encuentro que habían mantenido hace unos días para intentar acercar posiciones.

Draghi había avanzado que no gobernaría sin el apoyo de M5S

Draghi, que preside una coalición de unidad nacional, había avanzado que no presidiría un Gobierno sin el M5S a pesar de seguir contando con mayoría parlamentaria, mientras el resto de sus socios le piden que acuda al Parlamento para verificar los apoyos y seguir al frente del Ejecutivo.

El primer ministro había rechazado, incluso, los intentos in extremis del ministro de Relaciones con el Parlamento, Federico D’Inca, de que se votase el decreto artículo por artículo para evitar así la moción de confianza, una estratagema clásica en el Parlamento italiano para aligerar la tramitación de leyes.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: