La Fiscalía ha mantenido este jueves la petición de nueve años de prisión para la exjefa de la asesoría jurídica del distrito Elena Ariza en el juicio por presunta corrupción en la tramitación de licencias de pisos turísticos en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona.

En el trámite de informes finales este jueves, la fiscal ha defendido que Ariza era «la pieza clave que tenían en el distrito de Ciutat Vella para seguir actuando en la forma que habían orquestado», presuntamente cobrando entre 150 y 450 euros por agilizar la tramitación expedientes de licencias.

Estas licencias se volvieron necesarias a raíz de una regulación del Ayuntamiento sobre los pisos turísticos en el distrito, que prohibía abrir nuevos apartamentos turísticos, pero permitía que continuaran los que ya había si tenían una licencia municipal.

La fiscal ha expuesto que, como jefa de los servicios jurídicos, Ariza «pasó a tener el control absoluto de la situación».

Una técnica absuelta

La sección 10 de la Audiencia de Barcelona juzga esta causa, abierta en 2009, que empezó con una veintena de acusados, pero que, tras diferentes acuerdos entre defensa y Fiscalía y retiradas de acusaciones, ha seguido solo contra cuatro personas.

De estos cuatro, una técnica ha quedado absuelta este mismo jueves, antes de terminar el juicio, porque tanto la Fiscalía como la Generalitat han retirado la acusación contra ella, y la fiscal también ha retirado parte de la acusación a un técnico enjuiciado.

Los acusados que pactaron con la Fiscalía han reconocido los hechos a cambio de rebajar las condenas, y este jueves la fiscal ha dedicado parte de su discurso a argumentar que, además de sus declaraciones inculpatorias, hay pruebas como grabaciones de llamadas que confirman su acusación.

Itziar González y Lourdes Conesa

Las defensas de la exconcejal de Ciutat Vella Itziar González y de la técnica Lourdes Conesa –que denunciaron la trama en el distrito y sufrieron amenazas por hacerlo– han pedido que la sentencia las reconozca como alertadoras de corrupción.

El abogado de González, Benet Salellas, también ha pedido al tribunal que remita testimonio al Ayuntamiento de Barcelona para valorar si la administración debe indemnizarla por haber dejado su cargo a causa de las amenazas que recibió.

Los acusados de amenazar a González y a Conesa han cerrado un acuerdo con la acusación, en el que han reconocido los hechos y que lo hicieron para que dejaran sus responsabilidades en el distrito.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: