Foto: CCOO

Un millar de trabajadores de Nissan se han manifestado este miércoles ante el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) para exigir más implicación a las administraciones para avanzar en la reindustrialización. La protesta ha coincidido con una nueva reunión de la mesa de reindustrialización de las plantas.

Los trabajadores de los centros de la Zona Franca de Barcelona, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac (Barcelona) estaban convocados por el comité de empresa a la manifestación, que se ha iniciado a las 11.30 horas. En concreto, los trabajadores quieren «exigir a las administraciones la implicación necesaria a nivel político» para poder avanzar con el proyecto de reindustrialización con GWM y activar con urgencia las distintas alternativas.

Para poder acudir a la manifestación, los trabajadores de las tres plantas han realizado un paro de producción desde las 11.30, que durará hasta las 14 horas. La protesta se ha producido después de que el pasado viernes unos 600 trabajadores de Nissan, según fuentes de la Guàrdia Urbana de Barcelona, se movilizaran en la Zona Franca de la capital catalana por el mismo motivo.

Mesa de reindustrialización de Nissan

La comisión de reindustrialización de Nissan espera la respuesta de la empresa china GMW a su última contrapropuesta para poder luz verde al proyecto mientras que trabaja ya con un plan B que da más protagonismo al «hub» de descarbonización y al que aspira a entrar también un fabricante de tanques.

Las administraciones (Gobierno y Generalitat) y Nissan han explicado a los representantes de los trabajadores, durante la reunión de la comisión de este miércoles, los detalles de la oferta que se ha enviado a Great Wall Motors (GWM), en la que se elevan las ayudas públicas y se mejoran las condiciones de traspaso de los activos y del alquiler del terreno de la Zona Franca.

Se trata de un último esfuerzo por mantener la inversión del gigante chino especializado en vehículos eléctricos, que hasta ahora se veía como el principal aspirante a la reindustrialización, pero que está considerando la retirada del proceso tras reclamar más ayudas públicas.

Fuentes de la comisión han explicado que las administraciones han informado de la carta con la última oferta enviada a GWM y suscrita por la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el conseller de Empresa, Roger Torrent, y se han mostrado confiados en que en los próximos días se pueda desencallar el proyecto.

En declaraciones a los medios en Madrid antes de la inauguración de la asamblea anual de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Maroto ha querido transmitir «un mensaje de tranquilidad» en cuanto a los resultados de la mesa de reindustrialización y ha calificado de «buena oferta» la planteada en las últimas horas.

La comisión cuenta con conocer en los próximos días la respuesta definitiva de Great Wall Motors y está a la espera de una entrevista por videoconferencia entre Maroto y Torrent y el presidente del grupo chino.

De la aceptación de la nueva oferta, dependerá que se acabe materializando el proyecto que hasta ahora se consideraba preferente para dar otro uso industrial a las plantas que la multinacional nipona abandonará el próximo 31 de diciembre.

La oferta prevé más ayudas públicas de las previstas inicialmente (unos 100 millones de euros), una reducción del alquiler del solar de la Zona Franca que acoge a la planta mayor, una mejora de las condiciones para el traspaso de los activos y un acuerdo con los sindicatos para revisar las recolocaciones.

Entre otras razones para cuestionar su inversión, la firma china argumentó que la fábrica de la Zona Franca podía ser insuficiente para materializar su proyecto para Europa, ya que busca un emplazamiento para producir 300.000 vehículos al año, el doble de los previstos inicialmente, cosa que pediría más inversión. Por eso, reclaman una rebaja del precio de los activos y más ayudas públicas que los 100 millones que se habían puesto sobre la mesa.

Los sindicatos han pedido a los gobiernos que tengan una reunión «al más alto nivel» con el presidente de la compañía para saber cuál es su respuesta. «No estaremos esperando dos semanas», ha advertido el secretario general de CCOO, Miguel Ángel Boiza. «Si quieren venir estamos dispuestos a negociar y lo hemos demostrado con la reindustrialización cuando estuvimos 37 horas seguidas negociando con Nissan», ha recordado, por su parte, el secretario general de Sigen-Usoc en Nissan, Miguel Ruizz, que ha reiterado que el de GWM es el proyecto más interesante porque podría impulsar la transformación del sector de la automoción catalán a la electromovilidad.

El secretario general de Industria y pyme del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, Raül Blanco, ha asegurado que la mesa «trabaja sin cesar para atraer Great Wall Motores» y se ha enviado una carta conjunta de la ministra de Industria, Comercio y Turismo y el consejero de Empresa y Trabajo de la Generalitat detallando la nueva oferta.

Del mismo modo, la directora general de Industria del Gobierno, Natàlia Mas, ha afirmado que están inmersos en un «intenso proceso de negociación con GWM y de análisis de una contraoferta» y ha añadido que el ejecutivo «está plenamente comprometido» a trabajar para» garantizar un proceso de reindustrialización beneficioso».

A su vez, Frank Torres, responsable de las Operaciones Industriales de Nissan en España, ha afirmado que la automovilística japonesa «apoyará a la opción que sea elegida por los miembros de la comisión de reindustrialización», puntualizando que lo hará «siempre teniendo en cuenta el interés de todas las partes y que sea asumible por parte de la compañía».

Plan B

A la espera de la respuesta de GWM, la comisión ha activado un plan B, en el que tiene más peso el hub de descarbonización, previsto inicialmente para la planta de Sant Andreu de la Barca, y que podría ampliar su proyecto al ocupar también una parte de la Zona Franca. El hub está formado por una decena de empresas y liderado por la catalana QEV y por las suecas Volta e Inzile, que hasta ahora había estado negociando para ocupar los terrenos de Sant Andreu de la Barca. En la planta de Montcada se instalaría, en principio, el fabricante de motocicletas eléctricas Silence.

Este plan también considera que pueda dedicarse una parte de la Zona Franca, que cuenta con 500.000 m², a usos logísticos, así como la entrada de la propuesta militar que ha llegado a última hora.

El fabricante de tanques Tess Defence está detrás de la propuesta, que plantea utilizar una parte de la Zona Franca para el mantenimiento de vehículos militares y llevar a cabo pruebas, un proyecto que, de momento, cuenta con la oposición inicial de la Generalitat. El Departamento de Empresa y Trabajo ha asegurado que el Govern «no apoyará en ningún caso que una industria militar se instale en los terrenos de la Zona Franca actualmente ocupados por Nissan».

En cambio, sí que lo verían con buenos ojos los sindicatos. «Todo lo que genere ocupación nos parece bien, más allá de las opciones personales, y se analizará si tiene cabida conjuntamente con el hub», ha dicho el secretario general de CCOO. Por otro lado, el secretario general de Sigen-Usoc en Nissan ha puntualizado que la mesa ha pedido que se trabaje en la viabilidad del proyecto de industria militar, pero de momento, «se trabajará en otras opciones».

Ruiz ha asegurado, en declaraciones a los periodistas al salir de la reunión, que la propuesta de la firma china GWM «continúa viva» y que es la opción «prioritaria» de los trabajadores hasta que esta decida si continúa con el proyecto.

«Nuestro objetivo es dar carga de trabajo a la plantilla actual y a los proveedores y subcontratas. Nosotros estamos abiertos a negociar. Si GWM quiere venir, hablaremos», ha manifestado.

El secretario general de CCOO, Miguel Ángel Boiza, ha destacado la importancia de contar con un plan B, que servirá para presionar en la negociación con GWM, la alternativa que más convence a los sindicatos, ya que da más empleo y supone avanzar en la electromovilidad.

Foto: CCOO

Comparte:

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.