4 diciembre, 2020

Los positivos por coronavirus se disparan en los centros penitenciarios catalanes

Solamente en Ponent y Mas Enric hay 80 positivos, además, hay módulos aislados o confinados en varias prisiones. Los funcionarios denuncian la falta de medidas sanitarias para prevenir la entrada de la covid
centros penitenciarios coronavirus
Accesos a Brians 2, donde una planta de enfermería está colapsada por internos con covid.
JACOBO PIÑOL

En los últimos cinco días, los contagios por coronavirus en los centros penitenciarios catalanes se han disparado, superando los 80 positivos solamente en Mas Enric y Ponent. Además, el pabellón Hospitalario de Terrassa y la segunda planta de la enfermería de Brians II están al completo por internos con covid. A esto hay que sumar los internos confinados o aislados, como el caso del módulo 6 (aislado), el módulo 7 (confinado) y parte del 1 y el de mujeres de Mas Enric; el módulo 4 (confinado) de Ponent; y las 40 internas confinadas del módulo 1 de mujeres de Brians.

Se da la circunstancia que estos datos han aparecido tras una semana de confinamientos perimetrales en Cataluña que, no obstante, no afectan a los familiares de los internos, según una nota publicada en el DOGC de la Secretaria de Mesures Penals, Reinserció i Atenció a la Víctima (SMPRAV). Según esta resolución, el pasado fin de semana (con los municipios confinados) no se suspendieron las visitas ni los vis a vis entre internos y familiares, independientemente de la procedencia de éstos últimos. Los vis a vis, de hecho, solamente se suspenden en los centros con brotes declarados, es decir, una vez que el coronavirus ya ha entrado en el recinto.

Precariedad laboral

Por su parte, los funcionarios de prisiones están denunciando la precariedad en lo que a seguridad laboral se refiere. En este sentido, tanto a los trabajadores como a los internos, los centros solamente les dotan de mascarillas de tela no homologadas fabricadas en los talleres de los CIRE (Centre d’Iniciatives per a la Reinserció) pese a que no hay déficit de material sanitario en el mercado. Así lo demuestra que a los familiares de los presos se les dota de mascarillas quirúrgicas homologadas. De hecho, el Servei de Prevenció de Riscos Laborals reconoció la falta de homologación de las mascarillas de los CIRE, confeccionadas con recortes de batas médicas. Solamente se ha llegado a facilitar mascarillas FFP2 en las cárceles cuando se ha declarado un brote.

En otro orden de cosas, pese a la resolución SLT/2700/2020 de Salud, y la resolución sobre la aplicación de nuevas medidas del personal de la Generalitat ante el rebrote de la pandemia de COVID-19 en Catalunya de la Secretaria d’Administració i Funció Pública de 16 de octubre, no se aplica ninguna medida de teletrabajo en el medio penitenciario, ni siquiera a los trabajadores de tratamiento y oficinas.

Desde el mes de marzo, 1.423 trabajadores, de los casi 4.600 que trabajan en las prisiones catalanas, han causado baja laboral al ser positivos por covid o haber tenido contacto estrecho con un positivo. Por eso, desde el colectivo se reclama  a la SMPRAV y al Departamento de Justicia la realización urgente y con carácter periódico de pruebas PCR y serológicas a todos los trabajadores y trabajadoras penitenciarias para evitar el hundimiento del sistema penitenciario catalán.

Real Time Web Analytics