El Consejo Ejecutivo de este martes ha aprobado un Decreto ley contra la violencia vicaria con el objetivo de proteger a los menores, tal y como ha explicado la consejera de Justicia, Lourdes Ciuró, en una rueda de prensa. La titular del departamento ha definido la violencia vicaria como «una de las formas más cruentas» de violencia machista «porque se ejerce contra los hijos para dañar a las madres», y ha explicado que mediante la modificación de varios artículos del Código Civil de Cataluña se pretende garantizar la seguridad de los niños y jóvenes y «ayudar a erradicar una de las violencias más duras contra las mujeres».

Así, el nuevo Decreto ley establece que «los progenitores con indicios fundamentados de haber cometido actos de violencia familiar o machista» tendrán prohibidas «las estancias, visitas y comunicaciones con sus hijos«, incluido el contacto por vía telefónica, puesto que, según Ciuró, aunque carezcan de contacto físico, las comunicaciones «pueden ser muy perjudiciales para los hijos». La consejera ha explicado que, hasta ahora, la potestad de prohibir a los progenitores ver a sus hijos la tenía el juez, pero ha asegurado que en la mayoría de los casos ésta no se ejercía porque los tribunales «protegen la relación paterno-filial» y priorizan que no se rompa «incluso en casos de violencia machista».

Ahora, con la aprobación del Decreto ley contra la violencia vicaria, en ningún caso se podrán conceder visitas ni estancias con sus hijos a los progenitores sospechosos de maltrato «a menos que el juez lo motive de forma muy explícita», ha detallado Ciuró. Además, la prohibición se extiende también a los progenitores que se encuentren en un proceso penal «por atentado contra la vida, contra la integridad física o moral, la libertad o la indemnidad sexual del otro progenitor o de los propios hijos», y también en los casos en que el progenitor esté en prisión por estos mismos delitos.

El Decreto también establece que ya no será necesario el consentimiento del progenitor violento -en estos supuestos- para que su hijo (o hijos) reciban ayuda psicológica. Según ha anunciado la consejera, estas medidas entran en vigor a partir de este mismo martes.

Comparte:

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.