18 septiembre, 2020

Los ‘chalecos amarillos’ vuelven a tomar las calles de Francia

La policía reprime duramente a los manifestantes y detiene a 256 personas. Los Gilets Jaunes ha incendiado vehículos de alta gama y se han enfrentado a unos agentes casi militarizados

R@MBLA

Al menos 256 manifestantes han sido arrestados este sábado durante una nueva jornada de protesta de los ‘chalecos amarillos’ para reivindicar cambios en el sistema político de Francia. Las fuerzas de seguridad se han empleado duramente, usando gas lacrimógeno y toda clase de defensas contra los manifestantes, que han levantado barricadas e incendiado vehículos de alta gama para dificultar el paso en el noroeste de París.

La Fiscalía de París ha informado de que 147 de los arrestados continúan detenidos y de 90 sanciones impuestas. La Policía ha desplegado un amplio dispositivo de seguridad -casi militar- en la zona de los Campos Elíseos.

Además, el gobierno de Macron ha prohibido cualquier reunión de personas vinculadas al movimiento de los ‘chalecos amarillos’ en varios barrios de la capital, principalmente en el centro. Al menos dos de las marchas convocadas no se han podido realizar por la represión policial.

También se había convocado una manifestación en Toulouse, prohibida por las autoridades por prevención ante el riesgo de contagio de coronavirus. En otros puntos del país se han producido manifestaciones sin incidentes remarcables.

Mélenchon felicita a los manifestantes

El líder opositor de izquierda Jean-Luc Mélenchon ha felicitado a los ‘chalecos amarillos’ por la movilización. “Bravo por los insumisos presentes en la manifestación de los ‘chalecos amarillos'”, ha publicado Mélenchon en Twitter en un mensaje en el que ha apelado a la calma.

“Reforcemos el rechazo de la violencia porque el prefecto (de la Policía de París, Didier) Lallament está esperando que haya incidentes para lanzar la maquinaria de noquear y encarcelar. Que se absolutamente pacífica”, ha apuntado.

El movimiento de los ‘chalecos amarillos’ surgió a finales de 2018 a raíz de las protestas contra los planes del Gobierno del presidente, Emmanuel Macron, para aumentar los precios del combustible, si bien posteriormente evolucionaron hacia un movimiento más amplio de rechazo a las políticas del mandatario.

Las manifestaciones de este sábado son el primer intento serio de retomar las protestas semanales tras el parón provocado por el verano y la pandemia del coronavirus.

Puede que te hayas perdido

Real Time Web Analytics