Los Boixos Nois siguen activos. O, bajo su paraguas, aficionados ultras del Barça protagonizaron varios incidentes antes del partido entre el equipo azulgrana y el Galatasaray, de los octavos de final de la Europa League.

Los incidentes, como denunciaron vecinos de Les Corts a Culemanía, se producen en los Jardines de Bacardí y en calles próximas al Camp Nou como Felipe de Paz. Contra el Galasaray, ultras del Barça arrojaron palos y lanzas contra policías y aficionados del Barça que entraban al estadio, según ha informado Ràdio Barcelona. Los percances se saldaron con un policía herido leve.

Los agentes pudieron dispersar a los violentos, haciéndoles correr en dirección mar, haciéndoles marcharse de la zona de los Jardines de Barcadi, después de un momento crítico donde las furgonetas antidisturbios de la policía catalana estaban bajo el fuego y las piedras de los aficionados violentos del Barça. Después de limpiar los jardines, la policía localizó una veintena de lanzas que tenían escondidas los Boixos Nois en la zona.

El Grupo de Investigación de Desórdenes Públicos (GIDOP) de la BRIMO de los Mossos han abierto una investigación con el fin de poder identificar a los autores de los disturbios y aclarar también quien organizó este ataque gratuito contra las dotaciones de orden público. Agentes que estaban participando en el operativo de este jueves en el Camp Nou aseguran que no es habitual la violencia con la cual los aficionados radicales del Barça atacaron a la policía. Se espera que en los próximos días, si se pueden identificar los autores de este ataque sin precedentes, puedan ser arrestados y puestos a disposición de los jueces.

Los últimos meses se han hecho varias operaciones contra grupos vinculados a los Boixos Nois. Algunos de sus integrantes fueron arrestados para participar, presuntamente, en una banda que se dedicaba al narcotráfico y al tráfico de seres humanos, y también, en el marco de las protestas contra las medidas Covid, por haber protagonizado incidentes violentos en la plaza de Sant Jaume.

 

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: