La conservadora del Museo Picasso, hasta junio de 2020 Malén Gual, es la comisaria de esta exposición dedicada a Lola Ruiz Picasso, que es a la vez un homenaje a su celo en la conservación de la obra de su hermano y una demostración de estima que se profesaron a lo largo de sus vidas. Desde la distancia, mantuvieron siempre una relación epistolar.

Pese a no asistir a su boda cuando estaba en Horta de Sant Joan, Picasso siempre estuvo muy unido a su hermana Dolores (Lola) Ruiz Picasso, sobre todo después de la muerte de la pequeña Conchita (1887-1895). Lola fue una de las modelos favoritas del Picasso niño y adolescente. Sus primeros retratos son hechos en La Coruña, en 1894, y se repiten en su iconografía hasta 1900, salvo en los períodos en los que el artista estudiaba en Madrid o se encontraba convaleciente en Málaga.

Cuando en 1901 Picasso inició su época azul, Lola desapareció para siempre de su obra. A pesar de instalarse en París desde 1904, Picasso mantuvo sus lazos con su familia, que permaneció siempre en Barcelona, ​​y la visitó en sus sucesivos viajes a la ciudad en los años 1906, 1909, 1910, 1913, 1917, 1926, 1933 y 1934.

La exposición Lola Ruiz Picasso recupera parte de las piezas dejadas por Picasso en Barcelona antes de 1904, así como los cuadros pintados durante su estancia en 1917. La muestra se estructura en cuatro secciones: la primera está dedicada a los retratos que Picasso hizo de su hermana; la segunda está formada por una recopilación de fotografías de Lola a lo largo de su vida; el tercer apartado está dedicado a las obras que pintó la propia Lola y el cuarto espacio reúne algunos ejemplos de la correspondencia que ambos intercambiaron. El recorrido se completa con una recopilación de los dibujos que uno de los hijos de Lola, Javier Vilató, tenía la costumbre de hacer mientras hablaba por teléfono.

Para celebrar con Lola y Pablo Picasso el amor fraternal, el Museo celebrará el día de los hermanos y el 20 de noviembre y el 19 de febrero hará una promoción de entradas 2×1 para que los hermanos puedan acceder a mitad de precio, así como una serie de actividades relacionadas con el dibujo y el retrato tanto para hermanos mayores como para pequeños.

La entrada general en el Museo tiene un coste de 12 euros e incluye la muestra temporal dedicada a Lola. También se puede visitar únicamente la exposición por 6,5 euros. Se aplica precio reducido si sois menores de 25 años o mayores de 65 (de 7 y 4,5 euros, respectivamente), tenéis el carné de Bibliotecas de Barcelona, ​​sois estudiantes universitarios, estáis en paro o poseéis la tarjeta rosa reducida.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: