24 julio, 2021

Llevar a un niño al dentista por primera vez

La primera visita al dentista es muy importante en la vida y salud bucodental del niño. Sin embargo, muchos padres tienen dudas sobre cuando es el mejor momento para llevar a un niño al dentista por primera vez. Vamos a tratar de responder a las dudas más frecuentes al respecto.

¿A qué edad llevar a un niño al dentista por primera vez?

La primera visita al dentista marca el inicio de una serie de cuidados y controles bucodentales de un niño. Sin embargo, existen muchas creencias y mitos con respecto a la edad adecuada para llevar a un niño al dentista.

Algunas personas consideran que lo mejor es llevar al niño al dentista una vez que hayan salido los dientes definitivos. Otros creen que el momento adecuado es cuando los dientes de leche han terminado de salir.

De acuerdo con la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), lo más recomendable es que la primera visita al dentista se lleve a cabo durante el primer año de edad del niño.

¿Por qué es recomendable una primera visita al dentista a una edad temprana?

Visitar a un dentista infantil durante el primer año de edad del niño quizás pueda parecer demasiado pronto, pero es lo mejor que pueden hacer los padres. Una revisión temprana permite detectar posibles problemas bucodentales y reduce el riesgo a sufrir de caries, deformaciones en la dentadura, etc.

En el primer año de edad, el odontopediatra podrá analizar la mordida del niño, las encías, la mandíbula y los tejidos de la boca. También puede observar si existen caries por el biberón y si la dentadura se desarrolla correctamente.

Además, una visita a edad temprana permite comenzar una buena higiene bucodental que prevenga la formación de caries en la dentadura del niño. Asimismo, genera otros beneficios como un ahorro económico a largo plazo y una mejor relación del niño con su higiene bucal.

Consejos para llevar a un niño al dentista por primera vez

La primera ida al dentista debería ser una experiencia agradable y nueva para el niño. Sin embargo, algunos niños tienden a desarrollar temor por ir al dentista hasta el punto de que no quieren volver jamás. Para evitarlo, te dejamos algunos consejos:

  • Lleva al niño a temprana edad. Es lo primordial para que la salud bucodental del niño sea optima y que no desarrolle rechazo por ir a una clínica dental. Si esperas a que tenga alguna caries o problema dental para llevarlo, es muy probable que el niño se sienta temeroso.
  • Refuerza una actitud positiva. En ocasiones, los padres son quienes crean ideas erróneas en el niño sobre el dentista ¡Refuerza una actitud positiva! Hazle saber que es completamente habitual y beneficioso revisar y cuidar sus dientes.
  • Sin amenazas. No amenaces al niño con que lo llevaras al dentista, solo lograrás que tenga más miedo.
  • Enseñale la importancia de ir al dentista. Los niños necesitan saber el porqué de todo y, por ello, es vital enseñarles la importancia de ir al dentista. Puedes incluir juegos o canciones para que lo entienda mejor.

Si la primera cita se lleva a cabo en un ambiente tranquilo y seguro, el niño no tendrá ningún problema en volver.

Después de la primera visita al dentista

No solo es importante llevar a un niño al dentista por primera vez, sino que también es indispensable acudir a las revisiones y controles periódicos. Generalmente, los odontopediatras citan a los niños cada 6 meses para mantener una salud bucodental óptima y tratar cualquier problema en desarrollo.

En resumen, la higiene bucodental es importante, especialmente si el niño está predispuesto a desarrollar caries. Lo mejor es que los padres involucren al niño en su higiene bucodental para obtener mejores resultados a largo plazo y que hagan ver al dentista como un aliado y no como un enemigo.