El Ayuntamiento de Lleida ha atendido a 605 personas y ha registrado 10.050 pernoctaciones en el marco del Pla Iglú desde que se puso en marcha el 4 de noviembre en el pabellón 4 de Fira de Lleida.

El viernes será la última noche de la temporada en que se podrá pernoctar en este equipamiento municipal. Las personas alojadas han sido mayoritariamente hombres y únicamente han pernoctado 35 mujeres. La comparativa con años anteriores indica que se trata del año con menos personas acogidas en el Pla Iglú del último quinquenio. La noche con más pernoctaciones fue el 30 de marzo, con 91 alojamientos en el pabellón. El dispositivo ha mejorado este año con la habilitación de camas en lugar de hamacas, la ampliación del horario, la comida completa de la cena y otros servicios.

La concejala de Personas, Comunidad y Agenda 2030 de la Paeria, Mariama Sall, ha remarcado que este año el operativo ha mejorado la calidad con varias acciones y ha destacado la buena gestión. Entre otros, se han cambiado las hamacas por camas, se ha ampliado el horario de apertura del recurso (a las 18 h), se ha incorporado la comida completa para cenar y se han añadido los servicios de consigna y lavandería.

Estos días, se ha ido haciendo el proceso de desescalada para informar como queda la situación y para hacer seguimiento de los planes de trabajo que se ha diseñado con las diferentes personas que se han querido acoger a los servicios de apoyo y acompañamiento social diseñados por trabajadoras y educadoras sociales del Área de inclusión del Ayuntamiento de Lleida. Las personas más vulnerables (mujeres, menores de 22 años desprotegidos o personas enfermas) serán acogidas a partir de ahora el albergue Jericó.

Dispositivo para prevenir las consecuencias del frío

El Pla Iglú se organiza para prevenir las consecuencias del frío a las personas contra que están en situación de calle o en las que están en viviendas que no reúnes condiciones mínimas para pasar el invierno. Además, pretende generar mecanismos de adhesión a planes de trabajo socioeducativos que permitan la salida de la situación de sinhogarismo. La Paeria hace la gestión, la atención social y la dirección los recursos humanos necesarios para el operativo, en coordinación con los cuerpos de seguridad y Protección Civil. Este año, la gestión del espacio, ubicado en el pabellón 4 de Fira de Lleida, ha ido a cargo de Sant Joan de Déu que ha sido la adjudicataria del contrato y hay que añadir también la acogida y atención que presta el albergue Jericó para personas especialmente vulnerables.

El número de personas atendidas es el más bajo de los últimos cinco años, aunque el impacto de personas que buscan trabajo es muy elevado. Así, el recurso favorece una alternativa a personas que están de paso por la ciudad en busca de trabajo, a las cuales se ofrece unos días de pernoctación hasta que encuentran otro recurso. La concejala Sall ha explicado que el Área de inclusión observa que las personas sin hogar en situación de cronicidad siguen queriéndose mantener al margen del recurso, sólo haciendo uso en situaciones muy frío y dificultando el seguimiento de un proceso de inclusión. En estos casos, se cuenta con educadores de calle que realizan tarea informativa y de apoyo y acompañamiento a las personas para minimizar los riesgos.

Llegada de personas que buscan trabajo

Desde el mes de enero, la Paeria tiene constancia de la llegada de unas 150 personas en la ciudad buscando trabajo, que, aunque no cumplían con el perfil del Pla Iglú, podían tener unos días de pernoctación para evitar estar en la calle y buscar un alojamiento. A partir del cierre del dispositivo del Pla Iglú, la atención social para personas que puedan llegar para buscar trabajo se centralizará en la oficina de Inclusión, en el Centre Cívic del Centre Históric.

Hasta el lunes, teniendo en cuenta que son días festivos, se hará cribado de situaciones sobrevenidas de personas que ya no pueden pernoctar en el Pla Iglú por cierre o reciente a llegadas a Lérida desde la calle Panera 7 en el horario de 10 h a 12 h y de 17 h a 19 h se hará atención y acogida de urgencia u otras necesidades básicas (comidas o bocadillos) hasta el lunes día 18 incluidos si son situaciones de riesgo.

A partir del martes 19 de abril, la atención se prestará en Inclusión, para información, acogida y atención social para personas sin hogar de la ciudad y seguimiento de casos de tratamiento social e intervención socioeducativa. El horario de atención será de 10 h a 13 h del lunes al viernes. Con respecto a la atención social a personas recién llegadas, para información de la campaña agraria y detección e intervención en casos de riesgo, se hará desde la misma área de Inclusión, las tardes de lunes a viernes, de 15 h a 18.30 h.

De esta manera, los casos de riesgo o complejidad social harán uso de los servicios habituales, como son los de comedor, alojamiento en Jericó u otros, previa diagnosis y derivación del equipo técnico.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: