Llamamiento a construir un Frente de Izquierda por la ruptura en las elecciones estatales del 10 de noviembre

Autor: Lucha Internacionalista

frente de izquierda

El bloqueo de la investidura de Pedro Sánchez, después de las apresuradas elecciones del 28 de abril, viene a añadirse a la caída de dos gobiernos en menos de un año. El de Rajoy después de la sentencia del caso Gürtel y el de Sánchez por falta de apoyo a los presupuestos. En los tres casos hay el conflicto catalán de fondo. Se evidencia, por lo tanto, que la crisis del Régimen Monárquico se continúa profundizando, que Cataluña es la grieta que lo puede acabar rompiendo, y que la moción de censura a Rajoy no fue un giro orquestado de la burguesía del Estado para dar una salida negociada al conflicto de Cataluña con un lavado de cara del Régimen del 78. Al contrario, lo que demuestra la dura sentencia que se dictará en breve, igual como la carrera a la derecha de PP y C’s y la irrupción de VOX, es que el aparato del estado y la mayor parte de la burguesía apuesta para endurecer todavía más la respuesta a la disidencia en Cataluña y aplastar el movimiento independentista por la vía de un 155 perpetuo y de los encarcelamientos que hagan falta. En palabras de Aznar no solo las sentencias tienen que ser ejemplares, sino que hay que dar una “batalla final ” al independentismo con un 155 “largo y profundo “, interviniendo por un tiempo indefinido la autonomía, desmantelando la escuela catalana, los medios de comunicación públicos, policía, prisiones… El PSOE, sin esconder que si hace falta volverá a aplicar el 155, se reserva la carta de la derrota política, esto es conseguir la renuncia al independentismo de una parte significativa de su dirección, y el acatamiento del autonomismo monárquico. Un juego que ERC parece dispuesta a entrar buscando el indulto en cambio de la renuncia a la independencia. Como muestra de buena voluntad, ERC ha estado ofreciendo abiertamente la abstención para la investidura. Podemos, por su parte, arrastrando los Comunes, ha acabado de enterrar cualquier expectativa, con sus reiteradas ofertas de entrar al gobierno PSOE, renunciando a las pocas diferencias que tenía sobre Cataluña, e incluso dispuesto a avalar la política social. El proyecto que empezó planteando el fin del Régimen del 78 y el no pago de la deuda, entre otros, hace ahora de pata izquierda del mismo Régimen y se agrieta con él. Bases y dirección se distancian y hay sectores que se alejan y buscan otros reagrupamientos y fórmulas y se rompe incluso por arriba con la marcha de Errejón con Carmena, que además no parece responder a diferencias políticas sustanciales sino que son expresión de su crisis. La rotura de Anticapitalistas en Madrid en las municipales está teniendo una continuación en Andalucía. El giro a la derecha del conjunto de los partidos –en Cataluña y en el conjunto del Estado-, deja un enorme vacío en la izquierda el 10-N. En las anteriores elecciones, la CUP decidió no presentarse a las elecciones estatales porque el Congreso de los Diputados no es una institución nuestra. Es cierto y evidente. Pero esto también se dijo en su momento sobre el Parlamento de Cataluña, que también es una institución burguesa y hecha a medida de los intereses de los capitalistas y el régimen monárquico. Por eso, cuando decidimos presentarnos la primera vez como CUP-AE a las elecciones al Parlamento dijimos claramente que queríamos ser el “caballo de Troya” de las luchas obreras y populares y usar aquella institución ajena como altavoz de estas. Ahora, la situación actual requiere de un caballo de Troya contra la represión, por la ruptura con el Estado Monárquico y para poner las necesidades de la clase trabajadora por encima de las grandes empresas y los bancos. Pero además, como pasó el 28A, tenemos un importante vacío electoral en cuanto al movimiento independentista en Cataluña. Hay gente que ha hecho el balance de las traiciones por plazos de ERC y JxC, después de las elecciones del 21D y posteriormente con el “gobierno efectivo” que ha hecho poco más que enviar a los Mossos a reprimir el movimiento que dice representar, y cuando propone alguna legislación es la privatización de la Ley Aragonés. ERC está totalmente dedicada a pedir elecciones para liderar la Cataluña autonómica y pactar los indultos. La experiencia reciente ha demostrado que la renuncia a presentarse a las elecciones generales no permitía” avanzar en la construcción del municipalismo, más bien al contrario. No se puede renunciar a la lucha por los espacios políticos. La presentación del Frente Republicano a las del 28 de abril –impulsada por Poble Lliure, Som Alternativa y Pirates-, muy escorado hacia un frente patriótico no llenó este espacio. Hay que aprovechar todos los espacios para seguir con la lucha por la construcción de una alternativa política por la doble ruptura en Catalunya y para avanzar en la construcción de un frente de solidaridad entre trabajadores/as y pueblos en el estado español, un tipo de continuidad de lo que fue en su momento Iniciativa Internacionalista. Por eso, es urgente que la CUP-CC, de la cual Lucha Internacionalista forma parte, haga un llamamiento al resto de organizaciones a la izquierda de Podemos de todo el Estado, empezando por las que han apoyado a la autodeterminación del pueblo de Cataluña y que se posicionan claramente para acabar con el Régimen Monárquico heredero del franquismo como son el SAT en Andalucía, Sortu o/y otros sectores de la izquierda Abertzale en Euskal Herria, Anova, Izquierda Castellana, con una propuesta abierta a sectores independientes. A este frente es posible que se integraran sectores que han roto con Podemos por la izquierda, empezando por Som Alternativa, otras organizaciones anticapitalistas o los colectivos que han estado organizando los referéndums de Monarquía-República en todo el Estado. Es urgente buscar puentes con las organizaciones que podemos compartir un programa por la doble ruptura: por un lado la ruptura con el Régimen del 78, con la autodeterminación real y efectiva de los pueblos del Estado y referéndum para abolir la Monarquía y, de la otra, ruptura con el capitalismo y la Unión Europea del capital con el no pago de la deuda para llevar a cabo un plan de choque para atender las necesidades de la gente trabajadora. Seguramente son más los puntos en que llegaremos a acuerdos… si lo intentamos. Por otro lado, esta candidatura permitiría encajar el proyecto estratégico de los Países Catalanes puesto que integraría también a la CUP y sectores próximos del País Valenciano y las Islas Baleares. Es evidente que la clave, tanto para parar la represión y la ultraderecha, como para derrotar el Régimen y hacer efectiva la República Catalana será la organización y la movilización de los y las trabajadoras. Pero en todos los casos necesitamos que esta movilización sea en todo el Estado –por eso fue tanto importante la movilización del 16 de marzo a Madrid, o la solidaridad con los y las vecinas de Altsasu, o la impresionante movilización de Bilbo contra la causa abierta al “frente de cárceles”- que vaya acompañada de un programa político de ruptura. Por eso, hacemos un llamamiento a construir esta candidatura que ha de de tener el objetivo principal de organizarnos y hacer de altavoz amplificador de estas movilizaciones y luchas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.