Lentillas Diarias: ¿Útiles o Inconvenientes?

Cambiar de gafas convencionales a lentillas es un proceso revolucionario para muchos. Los dolores de cabeza disminuyen, la posibilidad de extravío es menor y suele bajar el gasto mensual. Sin embargo, ¿realmente brindan un cambio positivo a largo plazo?

Las personas con condiciones oculares, especialmente con astigmatismo, no podían usar otra cosa además de gafas en el pasado. La córnea irregular que produce la enfermedad impedía diseñar lentillas de contacto adecuadas, por lo que muchos usuarios se resignaron a llevar el peso extra de gafas en el rostro.

Sin embargo, avances recientes en tecnología ocular han permitido crear modelos adaptables y que tengan un efecto terapéutico positivo, además de brindar mayor comodidad. Analicemos la utilidad e inconvenientes de este cambio anhelado por muchos.

Utilidad

  1. Son mucho más cómodas que las gafas convencionales. No se sienten en el ojo y no requieren cuidados especiales como limpieza en todo momento.
  2. Pueden encontrarse modelos que se adapten a la condición específica, en parámetros como la graduación o refracción.
  3. Los últimos modelos se componen de hidrogel de silicona, permitiendo la ventilación de aire en la córnea e impidiendo resequedad o irritación. Esto ha permitido que cada vez más usuarios realicen el cambio.
  4. El hecho de que no hay que limpiarlas constantemente por empañamiento o captura de suciedad hace que se viva con mayor comodidad. Se podrá estar tranquilo de gozar de mayor higiene a menor inversión de tiempo.
  5. Permiten tener mejor visión al no ensuciarse o empañarse, por lo que la agudeza de la vista será de mucha mayor calidad que con el uso de las físicas y pesadas.

Inconvenientes

  1. Se requiere mayor inversión de dinero, ya que irremediablemente deberán cambiarse cada día y tener disponibilidad de modelos para el cambio. Es preciso evaluar factores de disponibilidad económica personal.
  2. Aunque en últimos años han aumentado los modelos en cuanto a prescripciones y posibilidades de adaptación, las gafas regulares siguen contando con más modelos y usos médicos.
  3. Si bien brindan mayor comodidad, precisan cuidados que no son necesarios con las gafas físicas. Por ejemplo, no pueden sumergirse en agua como en un lago o una playa. Además, nunca es recomendable dormir con ellas.

El uso de lentillas diarias requiere un análisis personal, tomando en consideración aspectos como disponibilidad de dinero, la patología presentada y sus condiciones particulares y comodidad del usuario. Por ello, siempre es recomendable contar con los consejos de un profesional ocular, que no sólo piense en la comodidad del paciente, sino en los efectos terapéuticos o adversos que se puedan generar a largo plazo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.