Concentración de repulsa a la agresión sexual de Igualada.

El balance de criminalidad publicado por el Ministerio de Interior revela que, en Cataluña, las violaciones denunciadas entre enero y septiembre de este año han aumentado un 44,8%. El año anterior, en el mismo período, se denunciaron 319 casos de agresiones sexuales con penetración, mientras que este año han sido 462.

Los datos de Interior revelan también un aumento en el conjunto de delitos contra la libertad sexual. Sumando todos los tipos, el año pasado se registraron un total de 1.814 casos entre enero y septiembre, mientras que en el mismo periodo de 2021 el número ascendió a 2.458 casos; lo que supone un incremento del 35%.

Coincidiendo con la actualización del balance de criminalidad, la Sociedad Catalana de Psiquiatría y Salud Mental ha señalado que el 75% de las mujeres con trastornos psiquiátricos han sufrido violencia machista a lo largo de su vida, es decir, tres de cada cuatro. En las jornadas sobre ‘Violencia machista y salud mental’, que se celebran en Girona este viernes, los expertos han advertido de que los abusos sexuales, la negligencia infantil y la violencia machista afectan especialmente a las mujeres, y tienen un gran impacto en la salud mental de las víctimas.

Precisamente, la consejera de Igualdad y Feminismos, Tània Verge, ha remarcado este jueves en una entrevista en Catalunya Ràdio que «cada día se denuncian tres violaciones, pero la cifra oculta es superior«, y ha apostado por reforzar el trabajo específico que se refiere a las escuelas. Así, Verge cree que es necesario incorporar los conceptos de igualdad y educación sexual en el currículo escolar -dejando de ser así iniciativas «particulares»-, y ha insistido en que la solución pasa por la educación de niños, adolescentes y hombres.

Detenido un ciudadano argelino por una «brutal» violación en Lleida

Un hombre de 45 años natural de Argelia fue detenido la madrugada de ayer en la ciudad de Lleida como presunto autor de una “brutal violación a una mujer en las inmediaciones del Turó de la Seu Vella”, según informa el diario Segre. La víctima acudió a la comisaría de la Policía Local para pedir auxilio. Presentaba múltiples lesiones y facilitó una descripción del supuesto autor, que fue arrestado.

Los agentes pidieron a la víctima que les diera una descripción del violador para que el resto de efectivos del turno realizaran una búsqueda por la zona. Poco después, una patrulla localizó en Prat de la Riba a un individuo que coincidía con los rasgos que la denunciante había contado del hombre que la abordó, la forzó sexualmente y la agredió. El sospechoso fue trasladado a la comisaría y la mujer, que todavía se encontraba allí, le reconoció, según indicaron fuentes solventes.

Por todo ello, los agentes procedieron a la detención del individuo, de 45 años y natural de Argelia, como presunto autor de un delito de agresión sexual. Por su parte, la víctima fue evacuada al hospital Arnau de Vilanova para ser atendida de las heridas, ser sometida a una revisión y recibir atención psicológica. El caso ha sido derivado a los Mossos d’Esquadra, que se han hecho cargo de la investigación. Al parecer, el detenido también provocó destrozos en el interior de la comisaría de la Urbana e intentó autolesionarse, por lo que tuvo que ser trasladado al hospital.

La violación de Igualada «ha sido casi una tortura», según los Mossos

Conforme se van conociendo los detalles de la brutal violación sufrida el pasado lunes por una menor de 16 años en Igualada, el relato de lo sucedido adquiere –si cabe– un cariz más macabro. «Ha sido casi una tortura. La dejaron tirada a unas horas en las cuales se estaba a 3 grados en Igualada. La dejaron morir», ha lamentado con impotencia el portavoz de los Mossos, Toni Castejón.

La imagen de la joven tirada en el pavimento a las 7:23 de la madrugada, desnuda y cubierta de magulladuras por todo el cuerpo, perseguirá al transportista que la puso a resguardo aquella noche. «Estaba tirada en el suelo y desnuda. Temblaba de frío y de miedo», ha relatado el camionero que, según ha explicado, se encuentra muy afectado.

No es para menos. Las condiciones en las que se encontraba la joven eran tan malas que se le pasó por la cabeza la posibilidad de que estuviera muerta. Enseguida la tapó con su abrigo, pidió ayuda a un compañero y ambos llamaron a los servicios de emergencias. Ahora la joven continúa ingresada, aunque estable, tras ser operada en el hospital Sant Joan de Déu.

La criminóloga Beatriz de Vicente explica ante las cámaras de LaSexta que la joven vivió una «violencia expresiva», es decir, una violencia que buscaba significarse de algún modo, evidenciar asco o castigo a través de la brutalidad ejercida sobre el cuerpo de la joven. «Hay un deseo de matar o por lo menos asumir que la víctima podría haber muerto», detalla De Vicente.

Por su parte, el portavoz de los Mossos, Toni Castejón se muestra confiado en que determinar la identidad del asaltante es cuestión de tiempo. También ha dejado abierta la posibilidad de que los responsables de esta brutal violación sexual fueran más de uno: «Con todos los ingredientes, las cámaras, los testimonios, las redes sociales, estoy convencido de que en breve será detenido o detenidos».

Ninguna cámara barría la zona donde la joven fue hallada. Sin embargo, el polígono en el que fue localizada sí dispone de cámaras de seguridad. Los Mossos ya han solicitado las grabaciones pertinentes a las empresas que operan en la zona en la franja horaria en la que la joven fue atacada.

Comparte:

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.