21 octubre, 2020

Las ventanas de la Modelo: más allá de los muros, la calle

cárcel modelo de barcelona
Los autores del mural son los miembros del colectivo Boa Mistura.

La antigua cárcel Modelo de Barcelona parce que está cada vez más abierta a la ciudadanía. Desde el pasado lunes, se han abierto en el muro del penal que da a la calle del Rosselló tres nuevas ventanas que invitan a observar las entrañas del patio de la cuarta galería. El transeúnte descubre desde la calle un mural que dibuja la frase ‘Más allá de los muros, la calle’, que quiere jugar con el pasado, presente y futuro del antiguo centro penitenciario.

La pintura trata de crear una interacción entre los espacios interiores de la cárcel Modelo de Barcelona y los exteriores, entre lo que hay dentro del recinto y la vida ciudadana de la calle, simbolizando así el cambio que se está produciendo en todo el recinto.

cárcel modelo de barcelona
Las aperturas de la calle Rosselló.

De este modo, en la calle del Rosselló se han realizado tres aperturas estratégicas con marcos metálicos que atraviesan el muro y buscan unos ángulos y alineaciones visuales concretas desde la calle. Esta disposición permite ver el patio y la intervención artística, realizada por el colectivo de artistas Boa Mistura.

La obra juega con efectos visuales que hacen que desde cada una de las ventanas se vean unas palabras que conforman la frase ‘Más allá de los muros, la calle’. Este verso forma parte del poema Tarde de domingo, de Josep Domènech i Avellanet.

cárcel modelo de barcelona
Josep Domènech.

A sus 23 años, este joven poeta fue encarcelado al finalizar la Guerra Civil en la Modelo y fue fusilado en 1942. Durante el tiempo que estuvo cautivo escribió poemas y textos que son el testimonio más sincero de su precaria existencia en la cárcel. Su compañera de vida, Natàlia Sans, rescató su obra para publicar el poemari Únicas.

En el poema ‘Tarde de domingo’, el poeta describe con  melancolia la vida exterior de la prisión, lamentándose del trascurso lento y agobiante de las horas tras los barrotes de la celda 448, infame habitáculo donde estuvo recluído durante tres años.

Real Time Web Analytics