5 diciembre, 2021

Revista Rambla Barcelona

Revista Rambla es un medio de comunicación independiente con sede en Barcelona.

Las pajarerías de la Rambla de Barcelona recurren a la justicia para evitar su cierre la próxima semana

Xavier Cuenca en su puesto de la Rambla. (Eduardo Porras)

El tenedor mayoritario de las antiguas pajarerías de la Rambla, la familia Cuenca, ha presentado un recurso contencioso-administrativo contra el Ayuntamiento de Barcelona para conseguir parar su desahucio, previsto para el próximo 17 de septiembre.

El tenedor ha presentado un recurso después de haber agotado todos los trámites del procedimiento administrativo para dejar sin efecto la resolución del 14 de junio pasado, que declara la extinción de las concesiones que ostentan las antiguas pajarerías de la Rambla.

Según la citada resolución, el consistorio defiende que el plazo de 50 años de duración máxima de las concesiones ha expirado porque se otorgaron en 1971 y, por lo tanto, tiene derecho a clausurar y derribar las paradas del antiguo Mercado de los Pájaros que existe en la Rambla dels Estudis desde finales del siglo XIX.

El ayuntamiento también se acoge al nuevo plan especial de ordenación de la Rambla, que no contempla la permanencia de los 11 puntos de venta que regentan los antiguos pajareros. En este sentido, los afectados manifiestan que con la reordenación del espacio público de la Rambla -que está prevista que se lleve a cabo entre 2022 y 2030- el objetivo municipal es «privatizar y mercantilizar todavía más» este paseo.

«Si lo que quiere el Ayuntamiento en el proyecto de remodelación de la Rambla es liberar espacio del paseo central, puede empezar hoy mismo retirando las ocho paradas de venta de flores que han quedado vacías a coste cero para las arcas municipales -tanto económico como de puestos de trabajo- en un tramo donde la Rambla es bastante más apretujada y está más congestionada que la zona de la plaza Cataluña», manifiesta, Xavier Cuenca, miembro de la tercera generación de la familia Cuenca, propietaria de cinco de los 11 puestos de antiguos pajareros.

«Los antiguos pajareros pedimos que se archive de manera inmediata el expediente administrativo incoado por el Ayuntamiento de Barcelona porque queda demostrada la vigencia de nuestras concesiones y denunciamos que hay intereses partidistas para hacernos desaparecer del paseo central de la Rambla», comenta Cuenca.

Con la experiencia acumulada en la gestión del negocio heredado de sus abuelos, Cuenca expone que el plan de reordenación de la Rambla no contempla la continuidad de la actividad actual ni su posible reubicación a lo largo del paseo porque se quiere ganar espacio para ampliar las terrazas de la restauración y los hoteles, una histórica reivindicación de la asociación de comerciantes Amics de la Rambla.

«Esta es una de las razones por las cuales el equipo de Gobierno municipal se niega a dialogar con nuestro colectivo, lo único que queremos es encontrar una solución consensuada que garantice el futuro de las paradas y de las 98 personas que trabajan», concreta Cuenca.

Ante esta situación, el tenedor mayoritario de las antiguas pajarerías iniciará una nueva campaña ciudadana de recogida de firmas de apoyo a su permanencia en el paseo de la Rambla, que se sumarán a las ya 80.000 firmas que ha depositado al Registro General del Ayuntamiento de Barcelona.

Razones jurídicas

Amparándose en la legislación actualmente en vigor, el recurso contencioso-administrativo presentado por los antiguos pajareros acredita que las concesiones tienen una duración de 75 años, de forma que la Resolución municipal de 14 de junio del 2021 es contraria a Derecho en la medida en que aplica un plazo de 50 años, y que la vigencia de las concesiones data de 1999 y el 2010 a raíz de las diferentes modificaciones de las regulaciones municipales y del cambio de usos a que se han visto sometidas las licencias municipales otorgadas a los pajareros.

Así mismo, tal y como documentan en el recurso contencioso-administrativo, si se toma como referencia la fecha de 1971 las concesiones tendrían una duración de 99 años, dado que así lo prevén la legislación vigente en el momento de su otorgamiento y la jurisprudencia aplicable.

Por otro lado, los pajareros advierten que, si el argumento municipal sobre la finalización de las concesiones fuera válido legalmente, en estos momentos habrían caducado las licencias de muchos de los lugares de venta de 40 de los 41 mercados municipales de Barcelona -quedaría excluido el mercado municipal de Fort Pienc porque se inauguró el 2003- y también buena parte de la flota de taxis que trabaja por las calles de la ciudad.

Para dar a conocer públicamente la documentación que avala su demanda, la familia Cuenca ha expuesto una reproducción a escala de las concesiones municipales que el Ayuntamiento de Barcelona le otorgó para la gestión de sus cinco puntos de venta. Unos carteles que mostró públicamente a toda la ciudadanía el pasado 29 de julio con un paseo simbólico de las concesiones desde la Rambla hasta la plaza Sant Jaume, a las puertas del Ayuntamiento de Barcelona.

Los antiguos pajareros consideran que está más que probado su derecho a permanecer de manera estable en la Rambla y reclaman al Ayuntamiento de Barcelona «iniciar un diálogo sincero para encontrar una solución definitiva» en su futuro con su permanencia en el paseo, o, «si no hay más remedio», con su salida de la Rambla, «pero siempre desde el consenso y no con medidas unilaterales», asegura Cuenca.

Los antiguos pajareros plantean al Ayuntamiento que incluso en la peor situación, el cierre definitivo, los puntos de venta actuales sigan abiertos hasta el 2028, cuando las obras de remodelación de la Rambla afectarán el tramo norte del paseo, donde están ubicados los 11 quioscos (en la parte alta, a tocar de la fuente de Canaletas y hasta la altura de la calle Portaferrissa).

Redacción en | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o verificado por el equipo de redacción de Revista Rambla.