La violencia contra las mujeres «es una pandemia que no para» así de tajante se ha mostrado el teniente de alcaldía de Seguridad y Prevención de Barcelona, Albert Batlle. Y es que en 2021 las agresiones y abusos sexuales subieron un 13% respecto a 2019, cuando los indicadores de seguridad no estaban afectados por la Covid, y un 36% respecto a 2020. Estos datos se refieren a los hechos denunciados, algunos ocurridos en años anteriores, pero que se acabaron denunciando el año pasado.

El informe presentado durante la junta -en la que han participado, asimismo, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el secretario general de la conselleria de Interior, Oriol Amorós; la delegada del Gobierno en Cataluña, Mª Eugènia Gay; y mandos de la Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra- refleja que el 30% de las denuncias por agresiones y abusos sexuales se ubican en el ámbito de la violencia de género. Otra parte destacada estaría relacionada con la noche y la fiesta. «La vulnerabilidad química, es decir, la que aprovecha el estado de la víctima a partir de un consumo voluntario de drogas y/o alcohol, o la sumisión química, que es la administración de sustancias psicoactivas a una persona sin su consentimiento, representa el 10% de los abusos y agresiones sexuales».

En el ámbito de la violencia de género, los maltratos en el ámbito del hogar aumentaron un 37,4% respecto a 2019 y un 27,8% respecto a 2020. En cuanto a las roturas de condena, se registraron 359 casos, lo que supone un crecimiento de un 55% respecto a 2019 y un 11,5% en relación con 2020.

Batlle ha explicado que la lucha contra la violencia machista «es uno de los temas que más preocupa, porque ha habido un incremento», y que la Guardia Urbana hará prevención, análisis y detección de los focos donde se produce esta violencia junto con los Mossos d’Esquadra.

Por su parte, la comisaria Marta Fernández de la policía catalana ha apuntado que, estudiando las cifras, han detectado que «no hay vínculo entre el sector del ocio nocturno y este fenómeno», ya que también influyen los botellones y las fiestas privadas durante la pandemia.

Además, ha explicado una serie de medidas que se irán implementando para erradicar este tipo de violencia, como dar información y formación a todos los actores externos a la policía -empresarios del ocio nocturno, controladores de accesos, personal de restauración, entre otros- para que ayuden a detectar estos casos.

También aumentarán el patrullaje preventivo durante las noches y fines de semana en zonas donde haya aglomeración de personas, activarán una campaña preventiva dirigida a la ciudadanía y formarán a los agentes.

El intendente mayor de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez, ha dicho que no solamente están preocupados por las cifras, sino también «por la invisibilidad que tiene este problema», y ha instado a dar los recursos necesarios para luchar contra este tipo de agresiones.

Menos delitos

Los datos hechos públicos en la junta señalan, por otro lado, que el año pasado los delitos en general en Barcelona bajaron un 35,2% respecto a 2019 y crecieron un 10% respecto a 2020. Se registraron un total de 146.605 y hubo 19.194 detenciones y 39.974 investigados.

Los hechos delictivos contra las personas (lesiones, agresiones y abusos sexuales, maltratos en el ámbito del hogar y amenazas) aumentaron un 4% en relación con 2019 y un 13,5% respecto a 2020.

Delitos contra el patrimonio

Los delitos contra el patrimonio -principalmente los hurtos, las estafas, los robos con violencia y/o intimidación en la vía pública, los robos con fuerza en interior de vehículo, con fuerza en interior de domicilio y con fuerza en establecimiento comercial- representaron un 87% del total de los que hubo en 2021. Fueron un 39% menos que en 2019 (de 209.169 a 127.947) y respecto a 2020 crecieron un 9,6% (116.776 a 127.947).

Los principales resultaron ser los hurtos (49%), seguidos de las estafas (14%) -el 92%, a través de internet-, los robos con fuerza en interior de vehículos (9%) y los robos con violencia y/o intimidación (8%).

Robos violentos

Se registraron 10.957 robos violentos, de los cuales 9.239 se cometieron en la calle. Esto significa una disminución del 28,4% de este tipo delictivo respecto a 2019, al pasar de 12.909 a 9.239. Hubo una media semanal de 178 frente a los 247 denunciados en 2019. Si se comparan con 2020, el año de la pandemia, cuando los indicadores bajaron sin precedentes, los robos violentos subieron un 13,5%, de 8.143 a 9.239.

Durante el año pasado, los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona realizaron un total de 1.917 detenciones relacionadas con este tipo de robos, en las que se detuvo a 1.440 personas, un 86%, in fraganti.

Los objetos más sustraídos fueron los móviles (46%), las bolsas de mano (21%) y los relojes (7%). Entre las personas que sufrieron este hecho delictivo, un 9% fueron menores de edad y un 6% mayores de 65 años. Un 2% de las víctimas requirió asistencia médica y un 7% eran turistas, frente al 29% del año 2019.

Multirreincidencia

El Plan de Acción Tremall para la lucha contra la multirreincidencia comportó la detección de 385 multirreincidentes, de los que 213 fueron detenidos en 2021 un total de 997 veces, lo cual permitió resolver 1.441 hechos. Solo cinco de los más activos fueron arrestados 111 veces durante el año y entre todos acumulan 265 antecedentes por detenciones.

De estos multirreincidentes, destaca un ladrón con 35 antecedentes policiales, que ha sido detenido 28 veces. Le sigue otro que ha sido detenido 22 veces y que acumula 51 antecedentes y un tercero con 20 arrestos y 70 antecedentes.

Los robos con fuerza bajaron un 23,6% respecto a 2019 (de 22.943 a 17.511) y en establecimientos comerciales, los descensos fueron del 61% y 30% respecto a 2019 y 2020.

En cuanto a los hurtos, en 2021 se denunciaron 62.492, mientras que en 2019 fueron 129.713. Respecto a 2020 crecieron un 14%. Los ocurridos en la calle representaron el 49% y hubo un 28% en los establecimientos comerciales y un 17% en el transporte público.

2021 se cerró con ocho homicidios. Los principales investigados fueron hombres y las víctimas también, a excepción de un menor de dos años.

Actuaciones por las restricciones

Debido a las restricciones por la Covid, el año pasado se desalojó a un total de 551.770 personas de diferentes espacios públicos de la ciudad y se interpusieron 2.920 denuncias por consumo compartido de bebidas alcohólicas y 23.177 por incumplimiento de restricción nocturna.

La Guardia Urbana interpuso 2.173 denuncias a establecimientos por no cumplir con el horario y el aforo, por celebrar fiestas y reuniones que producen aglomeraciones y por realizar actividades no permitidas.

En los locales que venden bebidas alcohólicas, el cuerpo policial levantó 1.392 actas de inspecciones y se interpusieron un total de 381 denuncias relativas al suministro de alcohol, la gran mayoría (271) por venta, distribución o suministro entre las 23 horas y las 8 horas del día siguiente.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: