21 enero, 2021

La ultraderecha ‘indepe’ caldea la precampaña

Son el detritus del independentismo. Cada vez tienen más presencia en las calles hostigando y señalando todo aquello que consideran 'españolista'
ultraderecha indepe
Así ha quedado la fachada de ERC en Mataró. (@ercmataro)
JACOBO PIÑOL

A dos meses vista de las elecciones a la Generalitat de Catalunya, la ultraderecha independentista intensifica su presencia en las calles atacando todo aquello que consideran “huele a españolista”. Así, si la semana pasada las iras de este sector residual del independentismo se centraro en la Pizzería Marinella de Barcelona, este fin de semana los ultranacionalistas la han tomado contra la sede de ERC de Mataró.Y si miramos uno poco más atrás veremos que la misma actitud dictatorial la sufrió la Taverna Gallega de L’Hospitalet después que sus trabajadores lanzasen globos llenos de sangre contra la Generalitat para protestar contra el cierre de la hostelería por la Covid-19.

En realidad este hostigamiento no es nada nuevo en Catalunya pero sí parece que tiene mayor visibilidad y repercusión social justo cuando enfilamos el camino de una nueva precampaña electoral. Estos vándalos están aprovechando el insignificante auge de formaciones ultras como el Front Nacional, el Moviment Identitari Català (MIC) o Força Catalunya, que tienen cierta aceptación entre el cosmopaletismo catalán. Nazis en Catalunya los ha habido siempre pero con el fracaso del procés y ante una clase política independentista falsaria y acomodada cada vez son más los que quieren fer bullir l’olla.

Como hemos explicado en otros artículos, la rubrica identitaria de este detritus ‘indepe’ es el número 33. Al igual que los neonazis, los ultras indepes asignan un número a cada letra del abecedario, el 33 hace referencia a dos ces (CC) que significan Catalunya Catalana, una leyenda semejante a España para los españoles. Los neonazis, en cambio, suelen usar -entre otros- el 88 (HH) que vendría a significar Heil Hitler. Esta numerología no es exclusiva de la ultraderecha puesto que en muchas ocasiones el movimiento ‘antifa’ ha utilizado el 1312 (ACAB) cuya traducción es All Cops Are Bastards (todos los policías son unos cabrones).

Pero, volviendo al tema que nos ocupa, de cara a las próximas elecciones ya son varías las formaciones de la extrema derecha independentista que podrían presentarse a los comicios. De todas ellas, la que parece mejor posicionada es el Front Nacional de Catalunya (FNC), quien ya tiene representación en el ayuntamiento de Ripoll y tiene como misión “salvar a los catalanes de su extinción”, según reza su programa electoral.

El que parece que también va a presentarse a la presidencia de la Generalitat es el zumbado de Santiago Spot, quien habría reconvertido la marca Catalunya Acció en un partido político bautizado como Força Catalunya (idéntico al Forza Italia de Berlusconi). Spot dice que los miembros de su partido “promoverán el orgullo de ser catalán” en un “pueblo colonizado”. En fin.

De todos estos movimientos basurientos no podríamos olvidar el más pintoresco de todos, el MIC. Esta patulea es capaz de enfundarse sus camisas pardas y adentrarse en procesión por la Catalunya profunda, para cuadrarse ante la casa natal de los siniestros hermanos Badia, torturadores y asesinos de sindicalistas y obreros durante la Segunda República. Este grupúsculo se ha convertido ahora en Renaixença Nacional Catalana, una formación política con un manifiesto ridículo con el que pretende blanquearse.

Con un independentismo destripado por dentro y decapitado por fuera, habrá que ver si estos partidos, que rozan lo grotesco, obtienen unos resultados significativos aunque no entren en el Parlament. Hace una década nadie daba nada por Laporta y acabó consiguiendo su escaño, hace un lustro nadie apostaba por VOX y ahora no se van ni con lejía.

Real Time Web Analytics