Una encuesta muestra como la calle (84%) es el espacio percibido como más inseguro con relación a las violencias machistas.

La sensación de inseguridad de las mujeres en el espacio público ha crecido en Barcelona durante la pandemia. En concreto, un 37% percibe más inseguridad relacionada con las violencias machistas en la calle. Así lo indican los resultados de una encuesta hecha por las entidades Ámbito Prevención, Colectivo Punto 6 y Creación Positiva y respondida por 938 mujeres y personas no binarias los meses de noviembre y diciembre del 2020.

Según esta encuesta, más del 52% de las mujeres consideran que la poca gente en la calle ha hecho aumentar su percepción de inseguridad, así como el cierre de los comercios y otros establecimientos (26%). Las restricciones horarias y el toque de queda (20%) y la menor presencia de vecinos o personas conocidas en la calle (14%), también aparecen como motivos.

El colectivo de personas migradas ha manifestado en un porcentaje más elevado (16%) que el resto de encuestadas (9%) el aumento de la presencia policial en la calle como motivo de aumento de la percepción de inseguridad respecto a las violencias machistas en el espacio público. Dos de cada diez han sufrido violencia machista durante el primer periodo de confinamiento y de manera general, dos de cada diez personas encuestadas asegura haber vivido algún tipo de violencia machista, como por ejemplo violencia verbal (11%) y acoso en la calle (7%).

La mayoría de las veces la violencia fue ejercida por un hombre desconocido a pesar de que en un 20% de los casos las encuestadas han identificado violencia por parte de los cuerpos de seguridad, como por ejemplo Guardia Urbana o Mossos d’Esquadra.

Las violencias verbales (20%) y las situaciones de acoso en la calle (13%) han sido más frecuentes en personas del colectivo LGTBIQ+. De las personas que han sufrido situaciones de violencias, la mayoría ha decidido no denunciar los hechos (65%). Entre las mujeres migradas, es más del 70% las que decidieron no denunciar. Por edad, las mujeres y personas no binarias jóvenes (hasta 28 años) tienen una percepción de inseguridad mayor.

Por zonas, los distritos que se perciben como menos seguros son Nou Barris y Ciutat Vella. En Nou Barris, por ejemplo, el porcentaje de mujeres que se sienten más inseguras que antes de la pandemia aumenta hasta el 74%, en contraposición a distritos como Sarriá-SantGervasi, donde solo lo percibe así un 30%.

La calle y el transporte público, espacios ‘inseguros’

La encuesta, bajo el título ‘Barcelona con miradas de mujeres: ¿una ciudad feminista?’, también muestra como la calle (84%) es el espacio percibido como más inseguro con relación a las violencias machistas después del confinamiento, mayoritariamente al atardecer (58%) y por la noche (59%). Las estaciones del metro (30%) y los parques (28%) también ocupan las primeras posiciones de esta lista.

Después del confinamiento, alrededor del 9% de las mujeres han dejado de utilizar algún medio de transporte por razones de seguridad relacionadas con las violencias machistas: un 60% han dejado de utilizar el transporte público y un 43% han dejado de hacer desplazamientos a pie. La gran mayoría de encuestadas se mueven más en transporte público a pesar de no considerarlo un medio de transporte seguro.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: