La plataforma Stop JJ. OO., que se opone en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030, se ha manifestado esta mañana en Balaguer contra la visita de Pere Aragonès. El presidente de la Generalitat ha decidido mantener su agenda, a pesar de que ayer el presidente del Aragón, Javier Lambán, suspendió la reunión que tenían prevista en la capital de la Noguera.

Los manifestantes llevaban carteles y una pancarta en contra de los Juegos con el lema «30 días de fiesta, 30 años de miseria». Pere Aragonés se ha bajado del coche oficial y ha pasado por delante de la protesta, pero ni se ha inmutado. De hecho, ha entrado directamente en la Paeria de Balaguer, donde le esperaba el alcalde, Jordi Ignasi Vidal.

Minutos después, Aragonés se ha reunido en privado con dos portavoces de la plataforma contraria a la candidatura para escuchar sus reivindicaciones, pero, tal como ha explicado uno de ellos, Bernat Lavaquiol, «el Govern continúa decidido a sacar adelante el proyecto».

Desde la plataforma han reprochado a Aragonés que se quiera hacer un referéndum «sin tener todavía el proyecto», puesto que entienden que lo que se pretende no es más que «tener carta blanca para hacer lo que quieran si se aprueba».

Desde la plataforma también critican que el gobierno quieran acelerar el proceso cuando todavía no se han iniciado las negociaciones con el Ayuntamiento de Barcelona, no hay acuerdo entre el Aragón y Cataluña y tampoco hay un proyecto real.

«Le hemos dicho que no podemos llamar a la gente a votar a tres meses vista cuando no hay un proyecto redactado. Para que la gente pueda votar de manera consciente se tiene que saber todo lo que se hará, si no, no tiene ningún sentido hacer un referéndum», ha dicho Lavaquiol, que ha insistido que el Berguedà, el Ripollès y el Solsonès se tienen que incluir al referéndum.

Lavaquiol también ha pedido a Aragonés, que «hable» con la gente de ERC en el Pirineo, «y no lo está haciendo». «Parece que el gobierno está más preocupado en contentar al lobby de la construcción y el turismo que no en pensar qué desarrollo necesita el Pirineo», lamenta. «Las bases de ERC del Pirineo están mayoritariamente en contra de estos juegos y pedimos al presidente que escuche, ya no a nosotros, sino a la gente de su partido», ha pedido Lavaquiol.

Aragonés y Lambán tenían que tratar varios temas, como por ejemplo los Juegos Olímpicos de Invierno. También tenían previsto hablar de los fondos Next Generation, pero también sobre el sector industrial y el agroalimentario, la pandemia y su salida sanitaria, social y económica, pero todo eso no se ha producido tras el plantón del presidente aragonés.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: